Los falsificadores

“Die Fälscher” es una deslumbrante película austro-alemana que llegó a nuestras salas con el nombre de “Los falsificadores”. Entre uno de los ejes que se destaca en esta cinta es la astucia, una cualidad que es interesante al momento de plantear proyectos empresarios.
domingo, 29 de septiembre de 2013 01:39
domingo, 29 de septiembre de 2013 01:39
Por: Ivan Grgic 
 
"Die Fälscher” es una deslumbrante película austro-alemana que llegó a nuestras salas con el nombre de "Los falsificadores”. Narra el hecho real en la Alemania Nazi de la Operación Bernhard: se quería producir dinero falso con los mismos judíos del campo de concentración de Sachsenhausen. Mediante este plan, los alemanes planeaban desestabilizar la economía de los aliados introduciendo libras y dólares en Inglaterra y en Estados Unidos. 

Al grupo lo lidera Salomon 'Sally' Sorowitsch, un famoso falsificador de la época, y tienen beneficios en una zona propia con mejores camas, baños, alimentación, incluso recreación. Luego de la aclimatación a las nuevas condiciones, reconocen que tienen un papel en la guerra favoreciendo a los nazis y es donde aparece el rol "astuto” de Sally: liderar un grupo que tiene a los que quieren sabotear el plan a riesgo de morir y los que pretenden continuar los beneficios sin importar sus consecuencias.  Mientras el espectador ve obrar a Sorowitsch que no quiere ayudar a los alemanes pero tampoco quiere que muera nadie en su grupo, escucha la banda musical con tangos interpretados en la armónica por Hugo Díaz.

En griego, astucia se dice "frónis” y al astuto "frónimos”, y admite como sinónimos sensato, sabio, razonable, cuerdo, juicioso, discreto, sagaz, hábil o prudente. Sally es un frónimos. Habiendo sido egoísta, usurero y desprejuiciado, aprende a cubrir a sus compañeros con más astucia de la que utilizó para falsificar en medio de grandes luchas internas. Y la astucia surge a cada paso, con cada frase y gesto, con cada compromiso y cada silencio. Todo parece ser guiado por esa capacidad de razonar y encontrar el mejor medio para el bien de sus hermanos sin provocar el enojo de los alemanes. 

La astucia es la habilidad política destacada en Julio A. Roca (le decían "el zorro”) y la sagacidad para sobrevivir del administrador de la parábola de Jesús, es la mirada hábil de Leo Messi en un contraataque para definir la jugada y la sabiduría de Salomón para que propone cortar un bebé a la mitad para descubrir quién es la madre, es la sensatez del personaje ladrón de George Clonney en "La gran estafa” y la capacidad de algunos funcionarios del estado para robar sin que se note, es habilidad de escucha del Cardenal Samoré en el conflicto con Chile y la oración mundial de Francisco por la paz. 

Es llamativo que en los Evangelios se caracterice con la astucia a los hijos de las tinieblas y se indique a los hijos de la luz que deben ellos. En nuestro lenguaje cotidiano se diría lo mismo para destacar que alguien es "bicho”, rápido, fácil para la viveza criolla. Y, de la misma manera, se lo aplicaría a acciones de mal talante. No es común hablar de la astucia y habilidad de las buenas acciones, las obras solidarias o las pequeñas actitudes vecinales. Volviendo a la cita de la Biblia, si hay que "ser sencillos como palomas y astutos como serpientes”, pareciera que se sigue más bien una falsa paráfrasis de ser sencillos como serpientes y astutos como palomas. No faltan en novelas los perfiles de mujeres buenas que triunfan solo por su perseverancia en la virtud, ni las malas que son astutas para sus planes y no ganan solo por la fuerza del guión. En roles masculinos la fórmula se repite. Pareciera que la enseñanza es ser tontos y confiar en que el bien triunfará por simple providencia divina.

La astucia es una posibilidad no solo de algunas personas inteligentes, sino de cada uno y de todos.  Exige pensar formas creativas de desarrollar nuestras competencias en los ámbitos cotidianos, imitar los buenos ejemplos de sagacidad, atar algunos cabos entre personas, acciones, coyunturas y sueños.

Se puede aplicar a proyectos empresarios, a búsquedas legales que solucionen problemas, a respuestas de ingeniería, a caminos financieros, a espacios pedagógicos, incluso a la cocina de cada día: "open mind”, mente abierta, dice Maru Botana cuando abre la heladera y se dispone a preparar la comida para su familia. Es que la astucia es la preparación sabia de lo que tenemos para comer lo que no tenemos, convencidos que será un buen alimento. 

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios