El futuro es nuestro

La democracia está totalmente consolidada, podemos opinar libremente y podemos participar de las decisiones que toman nuestros representantes y que rigen nuestra vida. Y si, la frase es totalmente cierta, el futuro es nuestro, la construcción del futuro se produce indefectiblemente en nuestro presente.
domingo, 06 de octubre de 2013 09:02
domingo, 06 de octubre de 2013 09:02

 Por Raúl Moreno. Contador Público.MBA

Los seres humanos tenemos una virtud muy importante que es la posibilidad de desarrollarnos como personas y perseguir un futuro mejor. Hasta este punto creo que vamos a coincidir todos, los caminos se dividen cuando tratamos de establecer cuál sería ese camino que nos permitirá desarrollarnos y alcanzar una mejor posición.

Hace unos cuantos años durante mi juventud  el auge del rock nacional me permitió conocer a un dúo talentoso, el "Dúo Fantasía”. El fantástico talento de estos músicos se reflejó en su obra "El futuro es nuestro” del año 1983, que es, a mi juicio, uno de los mejores discos del movimiento que se llamó rock nacional. Años más tarde, gracias a la tecnología, pude conocer a uno de sus integrantes. La canción que daba título al disco por esa época refería a la posibilidad de "volver a votar y volver a opinar”, ya que por esos años de férrea dictadura, revelaba la esperanza de vivir en democracia.

 

Lo cierto es que la democracia cumplirá a fines de este año, nada más y nada menos que 30 años, y que, el futuro al que refería la letra de la canción, ha llegado. Me pregunto cómo sería la letra de "el futuro es nuestro” si Gabriel Maccioco la escribiera hoy. Cuáles entendería que son los nuevos desafíos que enfrentarán las próximas generaciones, y si el futuro es hoy al fin lo que él soñó al escribir esa canción.

 

Por eso pensé que sería muy interesante además preguntarnos a nosotros mismos, si lo que soñábamos hace 20 o 30 años se aproxima a lo que tenemos hoy y, a su vez, cómo soñamos que será el futuro en el que vivirán nuestros hijos.

 

Desde mi punto de vista, la democracia está totalmente consolidada, podemos opinar libremente y podemos participar (cada vez en forma más directa) de las decisiones que toman nuestros representantes y que rigen nuestra vida. Y si, la frase es totalmente cierta, el futuro es nuestro, la construcción del futuro se produce indefectiblemente en nuestro presente. Los valores que podamos transmitir hoy a nuestros hijos, serán los valores con el que edificarán su futuro.

 Cuando lo pienso, me gustaría que nuestros hijos tuvieran hoy la misma posibilidad de acceso a la tecnología que la que tienen los chicos que viven en los países más desarrollados. Todo esto porque entiendo que la tecnología dominará el mundo. En el futuro ya no tendremos que preocuparnos por las heladas, siempre y cuando logremos tecnificar la agroindustria.

 Sin embargo, las diferencias existen. Sólo por citar unos cuantos ejemplos podríamos decir que hoy un iPad es más caro en Argentina que en cualquier otra parte del mundo. Lo mismo pasa con el iPhone, que son dos de los productos tecnológicos que más nos acercan a la información y a las nuevas posibilidades. Si solamente fuera una cuestión de productos no me preocuparía tanto, pero, mientras un coreano debe trabajar sólo un día para pagar un año de acceso a internet, un latinoamericano debe trabajar 31 días para lograr lo mismo. Sin hablar de las velocidades a las que pueden acceder en dichos países.
El futuro es nuestro, en el presente lo estamos construyendo.

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios