Redes

"Necesito volver...": la ansiedad de Darío Barassi tras empezar a hablar

El sanjuanino avanzó en su doble post- operatorio mientras en la TV comienza su reemplazo con Leandro "Chino" Leunis.
martes, 16 de abril de 2024 00:00
martes, 16 de abril de 2024 00:00

Darío Barassi se recupera de una doble cirugía, pólipo en cuerdas vocales y hernia abdominal, y sus avances lo hicieron extrañar su rutina habitual.

Es que comenzó a hablar, tras cumplir con una etapa de estricto silencio para cuidar su voz y se confesó con su fandom. "Ya llevé a mi hijas al colegio, ya cargué nafta, ya fui al supermercado. ¡Necesito volver a trabajar!", contó el conductor sanjuanino.

Pero tiene que seguir cuidándose: "Y ahora viene la parte del día en la que me encierro en mi cuarto y leo durante 5 horas...callado. Ya usé todas las palabras que podía usar en el día de hoy, así que: ¡Chau!", destacó.

La ansiedad por volver a su rutina coincidió con la antesala de los programas de "Ahora Caigo" (ElTrece) que conducirá Chino Leunis. "Te quiero @leandroleunis A romperla bebé. Vas a estar genial. y en breve vuelve el gordito!! Vamos con todo @ahoracaigoarg", le deseó Barassi, que en el video de promoción no ocultó "sus celos" por el reemplazo.

El recuerdo de su mamá

En la previa de esta semana, Barassi optó por un viaje exprés al mar para estar en silencio, por su recuperación. Siempre pendiente de sus seguidores, compartió una historia preciosa relacionada a su mamá Laura Barassi y su relación con el mar.

"Mi vieja nació en San Juan. Tierra árida entre marrón y colorada, viento zonda que es caricia cálida , montañas majestuosas y sequedad dura. Más no se puede pedir, es bella mi provincia. Pero uno siempre anhela y busca lo que no tiene. En este caso agua. Y así fue como mi vieja desarrolló una fascinación con el mar", empezó su relato.

"Ella necesitaba el mar. Cada vez que podía huía al mar y la veías disfrutar. Sus bikinis, su sapolan de zanahoria, su pucho, sus lonetas para la arena, sus caminatas, sus pies en el agua. Mi vieja es mar. Las fotos que comparto son de un verano en La Serena. Cuenta la leyenda, es decir contaba mi vieja, que ese verano me perdieron. Dónde carajo está el gorito?!? Aplausos gritos y nada, yo no aparecía. Raro, con mi cuerpito dorado y generoso", detalló con picardía.

Pero hubo prontas novedades de Darío: "En medio de la intranquilidad de mi familia, a un par de metros se escuchaban otra serie de aplausos y gritos, pero estos más festivos. Mi vieja se acerca, intrigada pero aún preocupada. Lo que vio fue una escena hilarante. La gente, según mi vieja, me estaba aplaudiendo a mí. Parece que ante la negativa de mi vieja a unas galletas con picadillo, salí a buscar alimentos por mis propios medios. Básicamente bailaba clericó con cola y la gente me aplaudía y alimentaba. Y yo iba así carpa por carpa. Mi vieja entre orgullo, gracia y pudor me ofreció darme finalmente las galletas y volví con ella".

Hoy, él está frente al mar, esta vez argentino. "Me vine a Cariló, un martes, para estar lo más que pueda en silencio. Pero también tenía otro objetivo. Necesitaba despedir a mi vieja en el mar. Su lugar. Era un poco su deseo, ella quería ser mar una vez que terminara esa lucha imposible contra el cáncer. Después por motivos personales, eligió que su destino sea tierra sanjuanina junto a sus padres. Respetamos, compartimos y cumplimos su voluntad. Pero me quedaba este pendiente", confesó.

Comentarios