Redes

Adiós a Agustina Fontenla: Samanta y Damián, de Bake Off, recordaron las promesas que quedaron pendientes

Los finalistas del reality de pastelería recordaron anécdotas con la joven que murió por coronavirus, a sus 31 años.
jueves, 3 de junio de 2021 19:27
jueves, 3 de junio de 2021 19:27

Los exparticipantes de "Bake Off Argentina 2020" y su jurado están conmovidos por la inesperada muerte de Agustina Fontenla. La querida pastelera y abogada murió a sus 31 años como consecuencia de complicaciones por coronavirus. Mensajes especiales se multiplicaron en las redes y se destacaron los del ganador del reality Damián Pier Basile y la finalista Samanta Casais que hablaron de los pendientes que quedaron entre ellos.

"Quiero recordarte así, con tus ocurrencias, con tus chistes, con tu risa contagiosa que todos amábamos,con tus mini clases de flores de azúcar y con miga de pan, con el paseo en el carrito de la producción y con tantas cosas más que me hacen sentirte cerca! No me olvido más cuando me dijiste: Subite al carrito que vamos a pasear! Como nos reímos! Como voy a extrañarte!!! me quedé con ganas de volver a abrazarte, volver a decirte que te quiero pero lo hago mirando al cielo y sé que te va a llegar", posteó Samanta, quien espera a su primer bebé y se mostró consternada por la muerte de Agus. 


.
"Seguí pasteleando allá arriba y rompiéndola toda como siempre lo hiciste. Te quiero siempre y descansa en paz linda Agus", destacó junto al video y decidió cambiar su foto de perfil por una cinta negra de luto.

Por su parte, Damián escribió junto a una imagen de ambos en el programa: "Era el 9 de julio de 2019, un día antes de que empecemos a grabar Bake Off, nos invitaron a ir a una peluquería y me tocó con Agus y la tucu @carolina.bakeoff . Los nervios que tenía en ese momento de conocer a los demás participantes, se me pasaron en pocos minutos al ponernos a charlar con hermosas personas".

Y relató: "De ahí nos fuimos a un shopping a cenar y compartimos horas y horas hablando de nuestros sueños, de la pastelería, de las expectativas por todo lo que se venía en nuestra vida al meternos en semejante programa, de todo lo que dejaste atrás para venir a vivir este sueño, de todo lo que pensabas cocinar para conquistar al jurado y terminaste conquistando a todo el país.
Tan intenso todo lo que compartimos en esos momentos, tantas anécdotas que voy a recordar siempre y nuestro plato especial esa última noche en tu depto que prometí volver a hacerte cuando nos veamos".

 

Agustina Fontenla era una de las participantes más queridas de Bake Off. Llegó a las semifinales junto a Samanta Casais, Agustina Guz y Damián Pier Basile, quien terminó siendo el ganador del certamen. Durante su paso por el reality de Telefe recibió elogios por el jurado integrado por Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar debido a su dedicación y a la evolución que fue experimentando en la pastelería semana a semana. Por otro lado, su historia de vida también resultó una de las más atrapantes para el público.

Abogada de profesión (se había recibido en 2015 en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca), la joven había encontrado su verdadera vocación en la pastelería. “Mucha gente cuando me ve piensa que soy una abogada que cuando está aburrida hace pastelería, que es un hobby. La verdad que no. Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar”, había dicho la participante en las instancias finales del certamen, lo que sorprendió tanto al jurado como a la conductora del ciclo, Paula Chaves.

“Entendía todo el esfuerzo de mi familia para mandarme a estudiar y no era tiempo de cambiar. Todo el mundo me decía que cuando empiece a trabajar, se me iba a pasar. Nunca se me pasó”, expresó después, sabiendo que lo suyo estaba en la cocina y, específicamente en la pastelería, no en los tribunales.

Luego de su paso por el certamen de pastelería más famoso del mundo, Agustina Fontenla lanzó su propio emprendimiento: “Arte y azúcar”, dedicado a la producción y decoración de tortas, cupcakes, entre otras delicias dulces. “Acá me permito volar, crear, hacer todo lo que se me ocurra. Y el sabor del trabajo terminado es incomparable con cualquier otro, igual que la satisfacción de ver la cara de la gente cuando recibe sus pedidos”, detalló por aquel entonces la joven en su cuenta de Facebook sobre las razones que la llevaron a seguir dedicándose a la pastelería.

Comentarios