Series

Züleyha Tierra Amarga: Esto pasó en una semana de sorpresas y revelaciones

Una publicación en el periódico de la ciudad expuso la relación entre Fekeli y Hünkar y provoó un estallido de rumores en toda Cukurova.
sábado, 9 de octubre de 2021 00:00
sábado, 9 de octubre de 2021 00:00

Esta semana, en Tierra Amarga, se vivieron episodios de extrema tensión en la historia de Züleyha, Demir y Yilmaz. Con un comienzo que pareció mostrar más detalles del desamor entre los jóvenes que llegaron de Estambul, todo terminó con un impactante giro que involucró a Hünkar. 

Desde que los Akkaya llegaron a la haciendo y se convirtieron en vecinos de los Yaman, la relación entre los protagonistas se afectó aún más. La aparente vida feliz del matrimonio de Müjgan y Yilmaz alteró a Züleyha que no puede evitar espiarlos, mientras la pareja comparte cenas con amigos y gestos cómplices y Müjgan se da cuenta que la joven lo sigue atentamente.

Esto no pasa inadvertido para Hünkar que la encuentra con lágrimas en los ojos y vuelve a advertirle que se aleje de Yilmaz, que apostó a su esposa y al bebé que ambos esperan. Todo eso sin imaginar lo que después ocurriría. 

Por otro lado, Züleyha se acercó a la casa de Müjgan y mantuvo un diálogo en el que acercaron posiciones y trataron de canalizar un diálogo sin pensar en el pasado y mirando el futuro. Es que la médica sabe que ella es la ex de Yilmaz pero le dejará en claro que eso forma parte de la historia y que hoy es ella quien está a su lado e incluso con quien espera un bebé.

Posteriormente, Yilmaz se replanteó haberse mudado a la mansión ya que tener cerca a Züleyha le provoca más dolor por el alejamiento de su amor. En ese escenario, en la hacienda, Yilmaz mantuvo una conversación con Sabahattin, el médico que tanto cariño y respeto les guarda. 

"Vivan felices y vivan en paz", le dice Sabahattin a su amigo. "Yo no estoy en paz", le responde Yilmaz en medio del gran dolor en el que se encuentra atrapado. "Estoy preocupado Yilmaz, eres un hombre casado, vas a ser padre... No hay forma de acabar con la pelea", le advierte el médico. 

Más tarde, tras delatar su relación con Hatip, una firme Hünkar va a la cárcel a visitar a Sermin, quien se enfurece cuando la ve. "¡Qué haces aquí!", expresa con rabia. "¿Cómo te tratan? Que salgas pronto Sermin. ¿Te está gustando la prisión, sobrina? ¿Ya pudiste hacer amigas? Escúchame: te conviene no decirles por qué estás aquí a esas mujeres", ironiza Hünkar.

Pero en conversación con una reclusa, Sermin se entera de algo clave: "¿Hünkar y Fekeli se ven a escondidas?". La mujer le revela que "ellos se ven al menos una vez a la semana. Hay un restaurante cerca del puente. Mi hijo trabaja ahí como mesero y me dijo que el señor Fekeli llega allí primero, observa las tazas, los ceniceros y después de un rato, llega la señora Hünkar"

"Toman café y platican muy felices, como si fueran buenos amigos. Aunque... se toman de las manos, se comportan como novios y ellos, además, se miran con mucho amor".

Cuando la sobrina de Hünkar salió de la cárcel tras la acusación de adulterio y decidió seguir la pista que le dio una de las reclusas. En ese momento fotografió a su tía junto a Fekeli en el restaurant en el que se encuentran y decidió mandar el material a los diarios. Escribió un anónimo que adjuntó a las fotos y por supuesto, fueron suficientes para llegar a la tapa.

Yilmaz, enojado con su tío por devolverle las tierras a los Yaman, decide ir a chicanear a Demir a su oficina. El esposo de Züleyha se sorprende al verlo y no entiende nada. Es que no había visto el diario hasta que lo recibe de manos de su enemigo: "Amor entre dos grandes. El odio se transformó en amor", titularon. 

Mientras tanto, en la hacienda, Saniye le confiesa a Hünkar que escondió el diario más temprano y se lo entrega. Se queda estupefacta ante lo que lee. Al volver a la haciendo, Demir enfrenta a su madre, en medio de rumores que se expandían por toda la ciudad. 

En ese momento le comenta lo decepcionado que está por ella y le confiesa que ya no quiere verla más, y que el lugar en la familia que tenía, lo había perdido. Entre lágrimas, Hünkar intenta explicarle a su hijo la situación mientras que él toma una fotografía de cuando era pequeño y aparece juntos a sus padres, y la rompe en el suelo. Antes le advierte a su madre que si él hubiese sido el que los encontró juntos, no habría dudado en matar. 

Por su parte, Fekeli se entera de lo ocurrido cuando va a la barbería y mirá el periódico en el lugar. "Infeliz, voy a hacer que pagues por esto", exclamó e inmediatamente se dirigió al lugar donde se encontró con Hünkar y amenazó a los trabajadores pensando que ellos lo habían fotografiado. ¿En qué terminará este tenso momento que se extiende por Cukurova? 

 

Comentarios