Declaración

La angustia de Mariana Genesio: "lloré toda la noche"

La actriz confesó en Divina Comida cómo fue el día que fue a una propuesta de trabajo como prostituta. "Cuando llegué vi todo el movimiento, encerradas en una cocina atendiendo los teléfonos", señaló.
viernes, 21 de febrero de 2020 10:00

"Estuve a punto de prostituirme". Con esas palabras, y con la voz entrecortada, Mariana Genesio contó en "Divina Comida" el difícil momento que vivió al poco tiempo de su arribo a Capital Federal, proveniente de su Córdoba natal. La confesión la realizó en la casa de Santiago Artemis, que fue el anfitrión de la cuarta noche del programa. 

La actriz contó que llegó hasta esa situación apretada por la condición económica. "La noche anterior de hacerlo lloré toda la noche. Estaba alejada de mi familia, de mis amigos", relató tratando de evitar los detalles y con la mirada atenta de los otros invitados del programa, Barbie Vélez, Tamara Pettinato y José “Pepe” Chatruc.

"En Córdoba tenía a toda mi familia y llegué acá en busca de mis sueños", destacó la actriz y luego puntualizó: "la ciudad te pega una cachetada y te tira al suelo... conocés gente que te dice te puedo subir a una página y fui a encontrarme con estas chicas por privado, cuando llegué vi todo el movimiento, encerradas en una cocina atendiendo los teléfonos... me angustia contar esto".

Luego subrayó que es "triste" y "un mundo terrible". "Salí llorando por la calle sin saber dónde ir", agregó explicando que éso le provocó un click que la impulsó a querer regresar a su casa, con su familia, en Córdoba.

"Un día dije me tengo que volver a Córdoba, y ahí sucedió mi historia de amor", recordó Mariana algo compungida. 

Cuando tomó esa decisión se empezó a escribir un capítulo muy lindo en su historia y fue la relación de amor que vivió con su pareja por casi una década. "Tomé la decisión de ir a Córdoba, bajo a un café en avenida Corrientes y nos conocimos en ese café. Él se me acercó y estuvimos charlando mucho", trajo a la memoria. 

"Fuimos al teatro, al otro día fuimos al cine. Le digo que me vuelvo a vivir a Córdoba y él me dijo que no, que viniera a su casa y ahí tuvimos una vida maravillosa", recordó con nostalgia y los ojos llenos de lágrimas.

Comentarios