Salud

Cinthia Fernández tiene miedo de tratar a su hija menor por problemas de crecimiento

La bailarina hizo una inesperada confesión y señaló que los estudios implican que Francesca atraviese "un proceso doloroso".
miércoles, 25 de septiembre de 2019 00:00
miércoles, 25 de septiembre de 2019 00:00

Cinthia Fernández brindó un móvil con Los Ángeles de la mañana para hablar de su participación en el Bailando después de haber sido salvada en el Cha Cha Pop. 

Sin embargo, en medio de la charla, y al hablar de la tensa relación que mantiene con su ex Matías Defederico, padre de sus hijas Bella, Charis y Francesca, contó por primera vez que la nena más pequeña tiene problemas de crecimiento.

"Mi hija es bajita y la viven gastando en el colegio. Tiene un problema de crecimiento y se lo tengo que hacer tratar", explicó Cinthia sobre la situación que atraviesa junto a su hija Francesca de cuatro años.

"Es un proceso bastante doloroso, y le tengo que hacer análisis para los que no estoy psicológicamente preparada. Se lo tengo que hacer cuando tenga tiempo y esté decidida", agregó la mediática ex angelita. 

Además, luego relató que fue gracias a su novio Martín Baclini por el que descubrió que su nena tenía problemas de crecimiento.

Según contó, cuando él la conoció notó que la nena era muy chiquita. Ene se momento él mismo le ofreció presentarle a Diego Schwarzstein, el médico rosario que trató a Lionel Messi, por este mismo problema de crecimiento. 

"La llevamos al médico a Rosario y ahí me dijo que estaba por debajo de la media, y que había que hacer un estudio que era bastante invasivo. Tengo las órdenes y todo, pero lo que no tengo es el coraje para hacerlo", remarcó sincera sobre esta difícil situación que le toca vivir como mamá.

Luego Mariana Brey remarcó que este tratamiento es costoso, y fue ahí que la bailarina contó que Baclini fue quién se hizo cargo de los gastos.

Con respecto al tratamiento que tiene que realizarse Francesca, Cinthia Fernández reconoció que demoró la situación porque "le cuesta" a ella atravesar el momento. 

"Había dos opciones que me ofrecieron. Una era que la pinchaban una vez y si daba negativo se tenía que hacer este estudio. Entonces el médico me dijo, 'para hacerla pasar por dos procesos que son incómodos para la criatura, hacele el otro directamente, porque para mí con los números que nos dan vamos a tener que hacerle el tratamiento'. Y en ese la nena se tiene que internar todo un día, y se la pincha cada media hora", contó sobre el procedimiento para el cual le dieron hasta tres años más para hacérselo.

Fuente: El Trece

Comentarios