Complicado

Chano, reflexivo: "si el precio de un ídolo es morirse, no quiero morirme"

El cantante de Tan Biónica dijo estar limpio de drogas y que no quiere que su mamá sufra la pérdida de un hijo.
jueves, 07 de abril de 2016 18:23
jueves, 07 de abril de 2016 18:23
Después del accidente en la ruta en el que chocó con un camión, Chano dio la cara en Infama y habló de su presente. Aseguró estar limpio de drogas y tuvo conmovedoras frases sobre la vida y la muerte y uno de los temas más importantes de la charla fue la soledad que siente.

Reveló que viajará junto con su terapeuta ya que el especialista no cree que esté bien que lo haga solo. "Me recomendaron no viajar por mi estado de shock. "Él piensa que estoy en una condición de vulnerabilidad y yo también pienso lo mismo".

Chano contó cómo fue el primer accidente que tuvo, en el que chocó 8 vehículos. "Yo pagué el arreglo de los 8 autos", dijo. Explicó que perdió el control del auto cuando un grupo de trapitos de la zona de Núñez tiró una bengala debajo de su auto. "Choqué el portón a propósito para hacer una maniobra", relató según TN. Pero después se equivocó y en lugar de ir para atrás fue para adelante y ahí volvió a chocar.

"Ahí me empezaron a pegar todos", dijo. Y confesó: "En mi primer accidente había consumido alcohol".

No recuerda lo que pasó después de la golpiza, pero cuando se despertó en el hospital le dijo a la médica que lo atendía: "Me siento muy solo" y agregó "cada vez que veo esa camioneta me angustia", confesó.

"No me quedé dormido. Estaba muy cansado", dijo. Explicó que filmaba una película a las 5 de la mañana y se había dormido recién a las 2. "Estaba con actores buenos y encima que estaba debutando no sabía bien la letra", comentó.

Y se refirió al hecho puntual: "Fue como un shock. ¿Viste cuando vas manejando y te das cuenta que estás muy cansado y tenés que parar?"

"Me acuerdo del momento en que explotan los airbags. Lo que me impacta es ver cómo el camión me arrastra. Me arrastró como 400 metros, por eso me doblo el tobillo. Yo no venía rápido, el camión tampoco. Abrí la puerta y bajé del auto y ahí se me tuerce el tobillo".

Y también reflexionó sobre todo lo que pensó luego: "Te hace pensar que las personas que amo se pueden morir en cualquier momento".

"No creo en Dios. Siempre creí en Dios pero cada vez creo menos. Me gustaría tener esa fe", dijo. Confesó que ahora cree que no hay nada después de la muerte: "Es una idea que me persigue y no me quiero morir".

Y sus ambiciones de joven se relacionaron con el tema: "Cuando era chico soñaba con estar en las remeras, con estar en los estadios y hoy sueño con ir a tomar un cafe, quiero estar vivo. Cuando era chico le hubiera vendido el alma al diablo para tener los sueños que tengo hoy"

"A mí me gustaría tocar en estadios toda la vida, pero si el precio de ser un ídolo es morirse, yo no quiero morirme. No quiero que a mi mamá se le muera un hijo", definió.

Y concluyó, más tarde: "La muerte es la compañera infalible, asi que prefiero aprovechar cada minuto de la vida".

Comentarios