En los de Mirtha

Lanata: "Escribí una carta de despedida porque pensé que podía morirme"

Lanata fue invitado a "Almorzando con Mirtha Legrand" donde expresó cómo vivió la previa a la operación y confesó que pensó que se moría. "Es un milagro que esté acá”, contó el periodista.
lunes, 20 de abril de 2015 12:52
lunes, 20 de abril de 2015 12:52
Y un día, Jorge Lanata volvió a la televisión. La reaparición fue en El Trece, pero no en "Periodismo para todos", su propio programa, que empezará a fines de mayo o mediados de junio. No: Lanata fue invitado a "Almorzando con Mirtha Legrand". "Hoy tenemos una mesaza”, definió Mirtha ayer al anunciar la presencia del periodista y de su mujer, Sara Stewart Brown. Como suele ocurrir en la mesa de Mirtha, durante dos horas y media -con un solo corte publicitario- se tocó un popurrí de temas, desde cómo se conocieron los invitados hasta la actualidad política nacional, pasando, por supuesto, por el trasplante de riñón al que Lanata se sometió hace tres semanas. Siempre, con la emoción flotando en el aire. "Escribí una carta de despedida porque pensé que podía morirme", sorprendió Lanata.

"Hace quince años que estamos juntos y Sara nunca quiso ir a la televisión. Es un milagro que esté acá”, contó el periodista al entrar al estudio, con saco a cuadros, anteojos negros de marco grueso, camisa blanca, corbata negra y barbijo. Al sentarse a la mesa se sacó el adminículo. "No voy a comer con barbijo: tendría que tomar la comida por una pajita. Pero me lo dejé puesto hasta ahora para explicar por qué lo uso. Estoy muy inmunodeprimido, y entonces me puedo contagiar cualquier cosa. Te quitan las defensa porque el cuerpo quiere atacar al órgano extraño”.

"¿Bajaste de peso?”, fue lo primero que quiso saber Mirtha. "No, subí y volví a bajar un poco, porque estoy tomando mucha cortisona”, explicó Lanata. "Hay muchas cosas que no puedo comer, pero ya avisé a la producción. No puedo comer verduras crudas y otras cosas”. "¿Y alcohol?”, preguntó Mirtha. "Alcohol sí. No jode con los antibióticos que tomo. Además, si dejé de fumar, algo me tienen que dar. Necesito alguna cosa. Tomo una copa de vino en las comidas”, fue la respuesta de Lanata, que confesó que llegó a fumar 60 cigarrillos por día y que lo extraña.

Después pasaron a los detalles concernientes a la cirugía, que involucró a cuatro personas: Nora, la madre de un joven enfermo, le donó un riñón a Lanata, mientras que Sara hizo lo propio con Ignacio, el hijo de Nora. Contaron que se hizo un sábado en la Fundación Favaloro porque necesitaban cuatro quirófanos simultáneamente. "Era importante que estuviera al lado, para que el riñón estuviera fuera de un cuerpo el menor tiempo posible. Un órgano donado de un muerto dura diez años, en cambio de alguien vivo dura el doble, veinte. Así que voy a estar por lo menos veinte años más rompiendo las bolas”, bromeó Lanata. Y agregó: "Podría haber salido mal... yo me hago el casual, pero fue una operación complicada. Ya estoy grande, tengo 54 años”.

Mirtha quiso saber cuánto había costado la operación. "Nada. Pagó OSDE todos los meses”, respondió Lanata, que aclaró que todo se hizo con autorización judicial, y especificó: "En este caso no pudo haber venta de órganos, porque fue un intercambio. ¿Qué les voy a dar, un riñón y además plata?”. Sin rodeos, la anfitriona preguntó: "¿Tuviste miedo de morirte?”. Y Lanata confesó que le había dejado una carta de despedida a Sara.

El pie ideal para que Mirtha indagara en la vida de Sara y su relación con Lanata. "Empezamos teniendo una relación no tan formal, más sexual. Ella era una trampa mía”, contó él. Se conocieron en el estudio de televisión donde él conducía Día D, por América. "Usted escuchaba Hora 25”, le dijo Lanata. Aunque llevan mucho tiempo juntos y tienen una hija en común, Lola, de diez años, no se tutean. Estuvieron un tiempo separados: "Me contaron que te vieron saliendo, por Gardiner y Tequila”, pinchó Mirtha, a lo que Lanata asintió con gesto pícaro. Sara, que hace poco cumplió 40, contó que trabajó muchos años como productora de Fernando Peña, que ahora se dedica a las artes plásticas y que es aficionada al aerobismo. También, que es adoptada y que Lanata la ayudó a rastrear a su familia biológica.

Cada tanto, la producción ponía al aire las emotivas sorpresas que le había preparado a la pareja. Videos del equipo de Lanata sin filtro, el programa de Radio Mitre; de Marcelo Longobardi; de la pequeña Lola Lanata; de Luis Rigou, un amigo de Lanata que vive en París; de los compañeros de aerobismo de Sara; y una comunicación telefónica con Bárbara Lanata, la hija mayor del periodista, de 25 años.

Entre tanto afecto, Mirtha, fiel a su estilo, le pegó un palito a Lanata: "No me gusta cuando hacés humor. Creo que sólo te divertís vos”. A lo que él retrucó: "¿No te gustaban las tapas de Página/12?” "Yo no leía Página/12”, cerró el tema la conductora. Después hubo, claro, tiempo para hablar de política, como un anticipo del PPT que empezará en un mes y medio o dos, y que tendrá como subtítulo Sin miedo. Mirtha fue tirando nombres para que su invitado opinara. Entonces Lanata le aconsejó a Tinelli no meterse en política, criticó a Aníbal Fernández, dijo que Amado Boudou debería estar preso, tildó de "caradura” a Agustina Kämpfer, afirmó que Máximo Kirchner "no está capacitado, es un invento”, repitió que al fiscal Nisman lo asesinaron y opinó que Sandra Arroyo Salgado "se está moviendo bien” en esa causa, aunque agregó: "Tuvo mucho que ver con la SIDE y ahora la vida se lo está devolviendo”. Y al referirse a la compra de medios por parte de Cristóbal López, Lanata opinó: "El tema es que los medios no se usen para hacer política”.

Fuente: Clarín

Comentarios