Chano de Tan Biónica: “no drogarse un día son cien mil problemas menos”

Chano aseguró que al terminar su relación de pareja con Celeste Cid no se separó de una persona, sino de dos, porque su vínculo con André (el hijo que la actriz tuvo con Emmanuel Horvilleur) fue muy cercano y fuerte.
domingo, 7 de diciembre de 2014 13:38
domingo, 7 de diciembre de 2014 13:38
Su carrera está en claro ascenso  y su relación sus seguidores es muy buena. Santiago Moreno Charpentier, conocido como Chano de Tan Biónica concedió una entrevista al diario Clarín donde habló de sus obsesiones y de su relación con las drogas. Adicción a la que le hace frente todos los días, tratando de evitar el consumo.

"Yo creo que zafé de estar muerto. Le pegué en el palo varias veces. No hace falta perder un brazo para darte cuenta de que no podés boludear con la mano. Muchas veces tengo ganas de volver y tirar todo a la m... Pero yo elijo esto, lo sostengo, ya no tengo excusas. Cuando dejé las drogas pensé que estaba buenísimo, porque no drogarse un día son cien mil problemas menos, pero temía que el sexo nunca iba a estar tan bueno como esas noches de lujuria total. Y después estuvo tan bueno y mejor. O que hacer un show y componer nunca iba a ser lo mismo, y después fueron mejores las canciones porque hay menos ruido entre vos y la conexión con tus emociones. Lo único que puedo decir, para no convertirme en un pastor, es que cada uno tiene que hacer su experiencia”, confesó.

El cantautor de "Hola mundo, que saldrá a la venta en 2015”, habló de temas sensibles, Chano aseguró que al terminar su relación de pareja con Celeste Cid no se separó de una persona, sino de dos, porque su vínculo con André (el hijo que la actriz tuvo con Emmanuel Horvilleur) fue muy cercano y fuerte. Al punto que despertó en él una conducta paternal.

"Emma -el padre de André- es una de las cosas lindas que me llevo de mi relación anterior. En él descubrí una persona maravillosa, igual que Celeste. Juntos crearon un ser hermoso, André. Justo ayer hablamos por mensajitos con André. Tiene 11, un montón. Es una situación rarísima para mí llevar un chico al colegio y todo eso, y luego separarme. Meterme en su universo e imaginar cómo estaría pensando las cosas él. Cómo se habrá tomado que un día yo ya no esté más. Pensaba en cómo hubiera respondido yo a los 11 años. Yo no me animaba a decir todas las cosas. No entendés cómo procesar lo que te gusta y lo que no. Fue durísimo. Una de las cosas presentes al hacer el disco fue esa, hacer un disco después de separarme, no de una persona sino de dos”, expresó.

Fuente: Clarín

Comentarios