Estreno de la semana

Wakolda, una historia sobre el nazismo en Argentina

La cinta está protagonizada por Alex Brendemühl, Ana Pauls, Florencia Bado, Natalia Oreiro y Diego Peretti, Elena Roger, Guillermo Pfening y Alan Daicz. Puede ser disfrutada en el Cinemacenter.
miércoles, 18 de septiembre de 2013 23:46
miércoles, 18 de septiembre de 2013 23:46
Wakolda es la nueva cinta de Natalia Oreiro que ya está en las salas de cine de todo el país y en San Juan puede ser disfrutada en el Cinemacenter. Ésta cuenta una historia donde se intercalan la intriga y acontecimientos públicos para narrar la relación de una familia que tiene una hija con problemas de crecimiento con un médico alemán en 1959, en el Sur argentino.

Protagonizada por Alex Brendemühl, Ana Pauls, la niña debutante Florencia Bado, Natalia Oreiro y Diego Peretti, junto a Elena Roger, Guillermo Pfening y Alan Daicz, el tercer largometraje de la hija de Luis Puenzo abreva en una novela propia publicada en 2011.

La trama comienza con la llegada a la zona de Bariloche de un biólogo alemán y su encuentro con una familia, la de Enzo (Peretti) y Eva (Oreiro), ella embarazada, y sus varios hijos, entre ellos Lilith, de doce años, no obstante de talla pequeña para su edad.

El visitante, todavía joven, seductor e intrigante, se relaciona con otros de los muchos alemanes de la zona, como él dedicados a curiosos experimentos, y se convierte en el primer huésped de la hostería que Enzo y Eva heredaron a orillas del lago Nahuel Huapi, al mismo tiempo que se relaciona de una manera algo escondedora con Lilith.

En realidad, ese hombre es Josef Rudolf Mengele, conocido como "El ángel de la muerte”, médico y antropólogo que se inició en la Juventud Hitleriana y terminó integrando las SS, criminal de guerra nazi, prófugo que se escondió en la Argentina, Paraguay y Brasil, donde murió en 1979, a los 67 años.

"La película habla de Mengele y de su paso por Bariloche, pero transcurre básicamente en un período de tiempo en el que justamente se le había perdido el rastro y nadie sabía dónde estaba. Porque a partir de la captura en Buenos Aires de Adolf Eichmann, Mengele escapó hacia el Paraguay", cuenta la directora.

Según narró Puenzo, Mengele "tenía una identidad falsa y se movía en Bariloche con total impunidad. La película habla justamente de un inmigrante alemán que llega a la ciudad y entabla una relación con una familia con la que se fascina porque tiene una madre de sangre alemana y un padre de sangre mestiza".

La historia nos lleva por varios senderos, por un lado el de la familia y en especial el de Eva que está a punto de dar a luz; el de Nora Eldoc, la aparente bibliotecaria que espía los movimientos de los nazis escondidos en la zona; y el de la relación que se establece entre Lilith y Mengele, uno fascinado por la otra y viceversa, en medio de un entorno germanófilo.

Con la imagen que se repite de un hidroavión saliendo y aterrizando en el Nahuel Huapi, la directora vuelve una y otra vez a la constante de que en ese lugar se escondieron nazis con la complicidad de lugareños (como ocurrió por ejemplo con Erich Priebke), que como se ve en una foto de la infancia de la protagonista hacían convivir banderas argentinas con otras nazis en las escuelas.

Puenzo explicó que la historia tiene puntos de contacto con la realidad, en especial con la historia de Josef Mengele, el siniestro médico nazi, y que se supone vivió un largo período en Bariloche antes de emigrar a Paraguay y luego a Brasil, donde finalmente murió el 7 de febrero de 1979, a los 67 años.

El filme de Puenzo es riguroso, sin pretensiones alambicadas, sino con la simple y pura meta de contar una historia a puertas cerradas dentro de otra mucho más grande, que le concierne al mundo, que es la del biólogo en busca de la "perfección", aquella pureza aria que enunciaba el Tercer Reich, que va y viene dentro de un mundo lleno de contradicciones, pasiones, verdades y mentiras.

"Lo que aparece en la película es la idea de personajes encerrados que ocultan historias cargadas de diferentes puntos de vista y que por afuera tienen horizontes muy abiertos. Es decir, un encierro dentro de horizontes muy abiertos que trato de mostrar", cuenta Lucía.

Hablando sobre el proceso de la película, Lucía cuenta que tuvo ”un casting muy largo, de ocho meses, en especial por la niña protagonista, que era muy atípica porque tenía que ser una niña muy pequeña en lo corporal para su edad y poder sostener casi toda la película".

"Fue difícil también la búsqueda de Mengele -relata quien se diera a conocer con "XXY" en 2007 y entregara "El niño pez" en 2009-, porque debía ser un actor que hablara muy bien español pero también alemán, con acento del sur y muy parecido al de Mengele”.

”Brendemühl es perturbadoramente parecido a Mengele y algo que podía cambiar algunas cosas era si la filmábamos en Bariloche, y finalmente concluimos que era importante hacerlo en Bariloche y no en el sur de Chile, por ejemplo, porque Mengele había vivido allí esta historia, y cuando fuimos, vivimos en el mismo hotel que filmamos, algo que ayudó a generar el clima que necesitaba el rodaje”, asegura Puenzo.

En el mismo sentido, añade que "los rodajes con todo un equipo lejos de sus hogares permite un mejor nivel de concentración y de intensidad de trabajo, creo que en este caso fue muy importante porque estábamos filmando al lado de los cuartos donde vivíamos y del comedor donde comíamos. Simplificó mucho todo por el simple hecho de estar todos concentradísimos en el mismo lugar”. 
 
La cinta puede ser disfrutada en el Cinemacenter, todos los días en 35 mm Subtitulada a las 16.40, 18.40, 20.40 y 22.40. Viernes y Sábado Trasnoche: 00.50.


Fuente: Telam
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias