Justicia

En pleno juicio, la víctima de una golpiza se sacó un ojo

Lo hizo frente a sus dos agresores quienes dos años atrás le habían disparado y apuñalado por una mujer.
miércoles, 07 de agosto de 2019 09:58
miércoles, 07 de agosto de 2019 09:58

“¡El padre me dio un tiro con la escopeta y el hijo se acercó y me dio una puñalada. Cuando estaba en el Hospital sólo le pedí a Dios que me deje llegar vivo a los 15 de mi hija. Porque les juro, sentí que me moría!”.

Con estas palabras, el ex remisero Pablo Palavecino reconstruyó ayer los momentos más dramáticos de su vida. Por una mujer fue brutalmente atacado por padre e hijo y perdió totalmente el ojo izquierdo. Ayer no se ruborizó al sacarse el ojo postizo antes de declarar en el inicio del juicio contra los dos agresores. Se extrajo la prótesis de vidrio y la colocó arriba de un pañuelo. Lo hizo frente a sus verdugos: Luis Rodolfo y José Luis Lastra, quienes lo atacaron la noche del 21 de febrero del 2017 en el Bº Jardín, en Las Termas de Río Hondo en la provincia de Santiago del Estero.

Luis Rodolfo, hotelero, está imputado por “homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego y la participación de un menor de edad”.

A su vez, el hijo, José Luis Lastra, enfrenta cargos por “homicidio en grado de tentativa”. En el peor de los escenarios, el padre puede ser condenado hasta 10 años y el hijo, a 4.

Según la hipótesis del fiscal Rafael Zanni y el querellante, Enrique Guillermo Yapura, padre e hijo quisieron asesinar a Palavecino.

El porqué del ataque sería Verónica Juárez, quien estuvo casada con Palavecino, se separaron y, por algunos meses, mantuvo una relación sentimental con Luis Rodolfo.

Al parecer, esa situación se cortó en noviembre del 2016 y tres meses después el hotelero decidió atacar al exmarido de la muchacha, por entonces remisero.

El hombre, víctima de los hechos contó: “Primero, me encontré con el hijo en casa de mi ex suegro. Me preguntó por mi nombre. Se lo dije y se fue en moto con una chica. Ahí nomás me llamó el padre por teléfono. Te voy a c... matando’, me amenazó”.

Minutos después, ambos arribaron en un auto Dijo que escuchó ruidos, que salió y los encontró. Luis Rodolfo abrió fuego con una escopeta. Después, su hijo (armado con una pistola y un cuchillo) fue a terminar el “trabajo” y lo dejaron moribundo.

Fuente: El Liberal

Comentarios