Tucumán

9000 personas se solidarizaron en un día con los médicos que le hicieron cesárea a la nena violada

Adhirieron a la solicitada de repudio a la persecución contra los médicos. Un grupo de abogados presentó ayer una denuncia penal por el 'homicidio' de la beba que nació prematura.
martes, 12 de marzo de 2019 20:06
martes, 12 de marzo de 2019 20:06

Más de nueve mil personas adhirieron en menos de 24 horas a la solicitada de repudio a la persecución contra los médicos que le practicaron la cesárea a la nena de 11 años que había sido violada en Tucumán.

Así lo indicaron organizadores de la recolección de apoyos que se inició luego de que un grupo de abogados presentó ayer una denuncia penal por el "homicidio" de la beba que nació prematura.

El documento fue publicado en la cuenta de Twitter de "Niñas No Madres Tucumán" @casoluciatuc, que realiza el seguimiento del caso de la niña de 11 años de Tucumán que solicitó la interrupción voluntaria del embarazo prevista por el código penal, pero la demora en la implementación derivó en una cesárea.

"Repudiamos la denuncia maliciosa por homicidio calificado, impulsada por un grupo de abogados de sectores antiderechos contra las doctoras Cecilia Ousset Romero y el doctor José Gigena, quienes realizaron la Interrupción Legal del Embarazo, a través una microcesárea a Lucía, la niña de 11 años embarazada producto de una violación", indicó el posteo.

Y, advirtió que "en la práctica realizada por los médicos no hay delito. La interrupción legal del embarazo está establecida por el artículo 86 del Código Penal y garantizada del fallo F.A.L. de la Corte Suprema de Justicia de la Nación", que determinó que "cualquier aborto de un embarazo producto de una violación no es punible, tanto para la mujer como para la persona que cause la interrupción del embarazo".

Entre los políticos que sumaron sus firmas figuran los diputados nacionales Cecilia Moreau y Pablo Yedlin, la diputada provincial santafesina Alicia Gutiérrez, concejales y referentes sociales.

La escritora Claudia Piñeiro, quien también adhirió al pedido de cese de hostigamiento, expresó en Twitter que sentía "vergüenza absoluta lo que está pasando en Tucumán. Torturaron a una niña de 11 años y ahora acusan a los únicos que cumplieron la ley. Quieren disciplinar. No lo permitamos".

La operación cesárea a la niña fue practicada el 27 de febrero y el viernes murió la beba nacida luego de 23 semanas de gestación y con 660 gramos de peso.

La denuncia penal contra los médicos fue radicada en la Fiscalía primera de Tucumán y los acusa de "desobediencia judicial e incumplimiento de los deberes de funcionario público", y se extiende, además, a la defensora de Menores Adriana Romano Mazzone.

 

Comentarios