País

Los perturbadores posteos del femicida de Robledo que daban pistas del delito

Se trata de Adrián Cristian Almirón quien según los peritos dejó señales del crimen que pesaba en su conciencia luego de asesinar a Milagros Robledo.
domingo, 01 de diciembre de 2019 19:35
domingo, 01 de diciembre de 2019 19:35

Del manual del criminal” parecían sacados los posteos en redes sociales de Adrián Cristian Almirón, luego de asesinar a Milagros Robledo, según consideraron los investigadores. Uno es muy revelador: “Muchos ven lo que aparento, pero pocos saben lo que en verdad soy”, puso sobre una imagen de un personaje siniestro, agregándole Señor Sarcasmo.

El 18 de noviembre, cinco días después de cometido crimen, el femicida subió tres fotos. Una con uniforme de policía y otra selfie con el primero de los mensajes sugerentes, legibles más allá de los errores de ortografía: “Aveses solo ahy que mirar hacia a delante y solo dejar el pasado atrás..... x más que no se pueda olvidar solo ahy que avanzar...”. Ese mismo día vendió uno de los celulares que, se presume, le robó a su víctima después de matarla.

Al día siguiente volvió a subir una foto disfrazado de agente policial, con anteojos de sol, delante de una pared verde y un rostro serio, como si se burlara de los que investigaban el crimen. Y el 21 de noviembre posteó una imagen con un texto que, para los investigadores, contiene un mensaje subliminal relacionado con el poder que según estudios de la mente criminal sienten los asesinos cuando matan.

La imagen contiene un gato y la frase “yo cuando voy a hablar con Dios” y un león acompañado de la leyenda: “Yo regresando de hablar con Dios”. A la par que las subía a Instagram, también lo hacía en Facebook, donde actualmente el perfil del presunto femicida está lleno de mensajes de repudio. Seis días antes de que encontraran el cuerpo, cuando todavía no se había denunciado la desaparición de Milagros, Almirón, quizá creyéndose superpoderoso, subió una última foto de él mismo con otro mensaje sugerente: “Día libre”. “Parece todo de manual. El simbolismo del león, que lleva a su presa al cementerio”, comentó a Infobae una fuente de la investigación.

Tras su detención, la Justicia allanó su casa, donde encontraron uno de los dos celulares que pertenecían a la víctima.

También descubrieron que el otro teléfono que pertenecía a Robledo había sido vendido el 18 de noviembre a través de una página de compraventa en Facebook de gente de Villegas.

Sin hipótesis

Por ahora los investigadores no saben por qué lo hizo, ya que no hay indicios de abuso sexual y el cadáver de Milagros apareció vestido y con la misma ropa con la que había salido a hacer ejercicio: remera lila, calza corta gris, zapatillas rojas y su mochila beige.

“De todos modos creemos que el móvil fue sexual, porque no tenía necesidad de matarla para robarle los teléfonos”, explicó una fuente judicial a este medio, quien reveló que no les parece casual el perfil narcisista que mostraba Almirón en las redes e incluso en la vida privada: “Él vivía en una casa con una novia y en la parte de atrás de la vivienda vivía una ex pareja con el hijo que tuvieron”.

Fuente: Crónica.

Comentarios