Rosario

Destino marcado: por una fuga de gas, se fue a vivir con su novio y murieron intoxicados

Agustín Larceri y Agostina Marcoré se conocieron compartiendo el mismo edificio y se fueron a vivir juntos después que éste fue clausurado por una fuga de gas. En el nuevo departamento encontraron la muerte.
sábado, 05 de octubre de 2019 19:23
sábado, 05 de octubre de 2019 19:23

Hay historias que conmueven y llaman la atención. Ésta es una. Una pareja murió intoxicada por monóxido de carbono después de un mes de conviviendo en un departamento en Rosario, Santa Fe. Agustín Larceri y Agostina Marcoré se conocieron compartiendo el mismo edificio, al que llegan decenas de estudiantes para vivir. Él era oriundo de Concordia, Entre Ríos, tenía 25 años y estudiaba medicina en la Universidad Nacional de Rosario. Ella era de Corrientes, tenía 21 años, estudiaba la misma carrera en la misma universidad y vivía en el piso debajo de Agustín. 

Ella se fue a vivir con él después de que ambos tuvieron que abandonar el edificio porque fue clausurado por una fuga de gas. Nadie sabía cuánto iban a tardar en volver a habilitarlo, por eso Agustín alquiló otro departamento, en otro edificio y le ofreció a su novia que se mudara con él.

“Me acuerdo cuando Agustín me empezó a hablar de ella, con cualquier excusa. Un día me dijo: ‘Mamá, tengo una vecina abajo que me cocina exquisito’. Y yo pensé ‘mmm, me parece que acá está naciendo un noviazgo’”, recordó Silvia Cozic, mamá de Agustín.

“Era el último año que le faltaba para recibirse, el último esfuerzo, venía perfecto. Era natural que ya no quisiera vivir con amigos. Nos pareció bien, lo ayudamos con el alquiler”, agregó Silvia.

Ambos vivía con la perrita Lola, una caniche a la que querían como una hija. Hacía un mes que convivían después de que el mismo la abordara a ella tras una fuga de gas. Sin embargo la muerte los encontró, junto a su perrita, el 11 de junio de 2016.

“Había sido un día muy tranquilo. De repente, todo se convirtió en caos. Ahí sí que nos explotó el mundo”, trajo a la memoria Silvia quien recordó que aquel día su hijo no había llamado como de costumbre y una llamada llegó en la noche para confirmar lo peor. Como ninguno de sus amigos lograba dar con ellos y como les resultó extraño que Agustín no hubiera ido a trabajar al servicio de Emergencias, fueron al departamento y forzaron la puerta. De adentro, salió un calor insoportable, los vidrios estaban empañados, chorreaban. Agostina había muerto recostada en la cama, Agustín había caído en la ducha, la perra en el living.

Según publicó Infobae, los peritajes posteriores mostraron que no hubo pérdidas, ni en estufas ni en el calefón. Se habían quedado sin oxígeno y habían muerto por inhalación de monóxido de carbono. Nadie, hasta ese día, había notado que no había rejillas de ventilación en el departamento.

“Por eso también creo que se fue dando todo para que partieran juntos. ¿Ella deja su departamento porque esa fuga de gas podía provocar un accidente y termina encontrando la muerte al lugar al que había ido a refugiarse con él?”. Para ella, que es católica, fue importante saber cómo había sido: “No fue algo violento, se fueron como en un sueño —dice, y pide disculpas por el regreso del llanto—. Respira profundo y sigue: "Ahora pienso ‘qué almas divinas tenían para poder irse así’”.

“Eran una pareja preciosa, creo que su destino era partir juntos”, expresó la mamá de Agostina.

 

Comentarios