Siniestro

Chocaron con un auto alquilado en Salta y no pueden irse de la provincia

Una pareja tuvo un accidente en que rompieron el eje de dirección y un limpiaparabrisas. Si no pagan los arreglos no los dejarán volver a Buenos Aires.
viernes, 07 de septiembre de 2018 00:00
viernes, 07 de septiembre de 2018 00:00

Una pareja de Buenos Aires se encuentra atrapada y viviendo una pesadilla en Salta luego de que, tras chocar levemente con un auto alquilado en las Salinas Grandes, la empresa propietaria del rodado les exige un total de $250.000 por el pago de los arreglos y el permiso de volver a su casa.

El hecho ocurrió el martes cuando una pareja comenzaba sus vacaciones románticas visitando uno de los lugares más atractivos de la provincia del Norte: las Salinas Grandes.

Por un error al momento de ingresar al estacionamiento, el auto cayó en un barranco y se incrustó, produciendo una rotura en el eje de dirección y el limpiaparabrisas delantero.

Ante esta situación, la pareja se contactó con la empresa dueña del rodado para que les enviaran un remolque. Pero la respuesta fue la menos esperada.

Desde la compañía se desligaron totalmente del pago de la grúa y del retiro del automóvil y obligaron a la pareja porteña a pagar un total de $11.000 para retirarlo del barranco.

Pero la historia recién estaba comenzando. Según informó el abogado de la pareja, una vez que sus defendidos se dirigieron a la oficina de la empresa para devolver el auto y resolver el problema la empresa les exigió unos $200.000 por los arreglos del auto y otros $50.000, en materia de lucro cesante.

Para complicar más las cosas, los representantes de la agencia se pusieron en contacto con la Policía de Turismo y estos aseguraron a la pareja que, de no pagar el monto exigido por la empresa, no podrían salir de Salta.

El letrado aseguró que sus defendidos no cuentan con el dinero exigido y que, a últimas horas del miércoles, la pareja y representantes de la empresa iban a reunirse para intentar llegar a un acuerdo con los métodos de pago. Todo bajo la mirada de un inspector de la Fiscalía de Turismo.

Fuente: Los Andes

Comentarios