Tucumán

Escalofriantes detalles de la joven que mató a sus dos hijos

La madre habría estado seis horas encerrada con los cuerpos en la casa. Los menores murieron asfixiados (probablemente les tapó el rostro con una almohada).
jueves, 3 de mayo de 2018 14:28
jueves, 3 de mayo de 2018 14:28

Una joven de 20 años asesinó a sus dos hijos, de tres años y siete meses, y luego intentó suicidarse en un pueblo de la provincia de Tucumán, pero fue salvada por policías y bomberos que llegaron al lugar. El hecho sucedió el pasado martes y el hecho conmocionó a muchos argentinos. Con el correr de los días se van conociendo más detalles que van haciendo al hecho escalofriante. 

Todo ocurrió en una humilde vivienda ubicada en la localidad de San José, en La Cocha, ciudad ubica a unos 120 kilómetros al sur de la capital tucumana y la mujer fue identificada como María Alvarez. Tras el asesinato, el fiscal Miguel Varela comenzó a indagar a los allegados de la presunta asesina, que aportaron datos que orientaron a los investigadores para conocer escalofriantes detalles de la tarde del crimen.

María Ester Álvarez, tía de la acusada, fue la que orientó a los pesquisas en dos puntos clave. El primero y más importante es un indicio del horario en el que Álvarez podría haber acabado con la vida de sus hijos. “A la mañana fue a ver los chiquitos mi hijo de nueve años, como lo hacía todos los días. Pero esta vez María José no lo dejó entrar. Le dijo que Nicole estaba con fiebre y que no podía salir”, reveló al diario La Gaceta.

Ese dato coincide con el informe preliminar de la autopsia que se les practicó a los pequeños. Según ese estudio, los menores murieron asfixiados (probablemente les tapó el rostro con una almohada) unas siete horas antes de que fueran revisados por el médico policial.

Mariano Gómez, padre de Máximo (de solo siete meses), reveló que él había tenido el pasado viernes una discusión con su ex pareja: "El viernes ella lo dejó al chiquito en la casa de su madre y desapareció. A la noche tuve que ir a retirarlo de ahí porque lloraba mucho y su abuela no sabía qué hacer", explicó y agregó que ella fue a retirar al pequeño de su casa al otro día. "Le entregué al chiquito antes de dejar una constancia en la comisaría sobre lo que había ocurrido", apuntó. "Estaba esperando que pasen los feriados para reclamar la tenencia", contó también según publicó Infobae.

"Es que las condiciones de la vivienda en que vivían eran muy precarias y me preocupó su actitud de comenzar a abandonarlo. Además estaban alejados de un centro asistencial ante cualquier necesidad de atención médica de la criatura", sostuvo. "Era una mujer obsesiva. No paraba hasta lograr lo que quería. Y lo que siempre exigía era dinero nomás, sin importarle si yo tenía o no para comer".

 

Fuene: Infobae, La Gaceta, Télam

Comentarios