País

Jubilado se resistió a un asalto con gas pimienta y lo balearon

El hombre fue abordado por los delincuentes cuando entraba a su casa, se intentó defender pero terminó muerto.


Un jubilado de 73 años fue asesinado de un balazo en el pecho al ser asaltado por al menos dos delincuentes que intentaron robarle cuando ingresaba a su vivienda de la localidad bonaerense de Villa Bosch, partido de Tres de Febrero, informaron fuentes judiciales y policiales. 

El hecho ocurrió anoche, en una casa situada en Manuel Quintana al 1700, entre Fray Mamerto Esquiú y Dante, en dicha localidad del noroeste del Gran Buenos Aires, donde residía la víctima, Víctor Rolando Balledor, de 78 años.

Fuentes judiciales y policiales informaron a que todo comenzó alrededor de las 20, cuando el jubilado llegó a su domicilio a bordo de su Volkswagen Suran y acompañado de su perro. 

Antes de ingresar a la vivienda, Balledor le entregó su mascota a un vecino para que lo paseara unos minutos por la cuadra, tras lo cual entró el auto al garage, dijeron los informantes.

Según las fuentes, en esas circunstancias, el jubilado fue abordado por al menos dos delincuentes armados con fines de robo, ante lo cual la víctima intentó resistirse con un frasco de gas pimienta.

Al advertir esa maniobra, uno de los delincuentes efectuó un disparo que impactó en el pecho de Balledor y le provocó la muerte prácticamente en el acto.

"No sabemos si la víctima llegó a utilizar el gas pimienta, pero en su mano derecha tenía el envase de ese producto con el que habría intentado defenderse del asalto”, sostuvo un jefe encargado de la pesquisa. 

En tanto, los delincuentes huyeron sin concretar el robo, mientras que la esposa de Balledor que se encontraba dentro de la vivienda escuchó la detonación y un grito, por lo que se dirigió hasta el garaje para ver qué ocurría.

Una vez allí, la mujer encontró a su esposo baleado y llamó al número de emergencias 911, tras lo cual, efectivos de la comisaría 9na. de Tres de Febrero arribaron al lugar y constataron que el jubilado ya estaba muerto.

Según las fuentes, los efectivos advirtieron que la puerta del garaje había quedado abierta y que el cuerpo de Balledor yacía al costado del vehículo, el cual tenía las luces encendidas. 

Tras el homicidio, personal de Policía Científica realizó los peritajes correspondientes en la escena del crimen en busca de rastros o huellas de los agresores. 

Los pesquisas, además, realizaron un relevamiento en la zona en busca de cámaras de seguridad que permitan establecer la ruta de escape de los homicidas. 

Por su parte, el vecino que paseó al perro de la víctima contó a los detectives policiales que él escuchó un disparo y cuando se dio vuelta vio a dos hombres subirse a un vehículo oscuro que aceleró rápidamente, señalaron los voceros.

Por ello es que los investigadores procuraban esta tarde identificar la patente de ese rodado y determinar si había sido robado y, en ese caso, cuándo y dónde.

"No me imaginé nunca que era él, es una cosa de locos, justo que mi señora anoche estuvo con la señora de él en la fiambrería charlando de los hijos”, expresó esta mañana a la prensa un vecino consternado.

Este hombre recordó acongojado que el hijo mayor de Balledor había concurrido con el suyo “desde el jardín de infantes hasta el secundario”.

Mientras que otro de los vecinos recordó al jubilado como un “flor de tipo y trabajador” ya que él mismo había construido la casa en la que vivía junto a su esposa. 

"Anoche sentía la sirena de la Policía pero no me percataba por qué motivo era ya que todas las noches hay sonido de sirenas”, aseguró este hombre, quien contó que las cámaras de seguridad de la zona “son pagadas por los vecinos” y que no las colocó el municipio.

Por último, el vecino pidió mayor presencia policial para reforzar la seguridad en la zona porque se cometen robos “de día y de noche”.

De hecho, otra mujer que reside a la vuelta de la escena del crimen también se quejó de los reiterados robos y contó a la prensa que los vecinos juntaron “firmas” para pedirle a la Municipalidad la instalación de más cámaras de seguridad.

El hecho es investigado por el fiscal Paula Leiva, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 del Departamento Judicial San Martín, quien aguardaba para esta tarde los resultados preliminares de la autopsia al cuerpo de Balledor.

Fuente: Crónica.

Comentarios