Tendencia

En Argentina se consumen 185 kilos per cápita de comida procesada

La Organización Mundial de la Salud señala como responsables de otros padecimientos graves como son los problemas cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2 y artrosis, entre muchas otras.

Tanto América Latina como el resto del mundo se encuentran padeciendo una de las epidemias crónicas más extendidas de la historia. Hablamos por supuesto de la obesidad y el sobrepeso, dos enfermedades que la Organización Mundial de la Salud señala como responsables de otros padecimientos graves como son los problemas cardiovasculares, hipertensión, diabetes tipo 2 y artrosis, entre muchas otras.

Es que la alimentación es un aspecto clave para prevenir diversas enfermedades, ya que el cuerpo es una máquina que requiere buen combustible para funcionar adecuadamente. El experimento es sencillo, si a un motor naftero lo ahogamos de combustible no funcionará, lo mismo si el tanque está vacío. Caso similar ocurrirá si compramos la nafta más barata y sucia, a la larga sufrirá de graves problemas hasta que dejará de funcionar.

Teniendo en cuenta el ejemplo, consideremos que el cuerpo debe tener la mejor alimentación posible, de cara a conseguir el rendimiento óptimo. Allí cae el dato preocupante que se conoció en las últimas semanas, y que señala que en Argentina se consumen más de 185 kilos de comida procesada por persona por año. El problema de estos alimentos, como bien señalan los especialistas, es que son poco saludables y en la mayoría de los casos derivan en obesidad y sobrepeso, ya que suelen contener harinas blancas refinadas y mucho azúcar.

Algunos ejemplos de estos productos son los panificados industriales, las bebidas azucaradas artificialmente como la mayoría de las gaseosas comerciales. El problema de estos alimentos es que no aportan cantidades significativas de nutrientes, lo que lleva a que la persona tenga una sensación de saciedad temporal, que pocos minutos después se desvanece y lleva a querer ingerir más alimentos. Además, se probó  que tanto las harinas blancas refinadas, como los azúcares son factores de riesgo para subir de peso y para la diabetes tipo 2, una enfermedad crónica muy peligrosa.

Otros ejemplos de este tipo de comidas son los embutidos, como los jamones y los salames, productos muy ricos en lípidos, sodio (otro gran enemigo de las dietas), conservantes artificiales y carnes secas que tienen muy poco para ofrecernos en términos nutricionales. Caso similar se da con la mayoría de los productos congelados, pero en particular las carnes, que reciben diversos tratamientos y en su mayoría son cortes muy ricos en grasas.

Para lograr mantener una dieta equilibrada y escapar de la obesidad así como todas sus enfermedades asociadas, la clave es consumir productos más naturales, en particular verduras y legumbres de todo tipo. Claro que debemos consumir proteínas para poder mantener nuestras energías, pero es importante comprar las proteínas animales en una carnicería, que usualmente son frescas y mantienen la cadena de frío. En el caso de los azúcares es mejor consumirla de productos como las frutas, con moderación, ya que en exceso también pueden generar problemas.

Por suerte, la industria alimenticia está tomando nota de estos cambios hacia una cultura más saludable. Uno de estos ejemplos es PedidosYa, que tiene secciones completas de comidas beneficiosas como son las ensaladas para entrega a domicilio que ofrece en su sitio. Esto permite que las personas puedan conseguir una opción saludable, incluso cuando quieren comida rápida y en la comodidad de sus hogares.
 

Comentarios