Protesta

Lingeri ratifica que no apoya la marcha de Camioneros

José Luis Lingeri, ratificó la negativa de su gremio a respaldar la marcha contra el Gobierno convocada por el camionero Hugo Moyano para el 21 de febrero.
sábado, 10 de febrero de 2018 17:57
sábado, 10 de febrero de 2018 17:57

El secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de los Trabajadores de Obras Sanitarias (Sgbatos), José Luis Lingeri, ratificó hoy la negativa de su gremio a respaldar la marcha contra el Gobierno convocada por el camionero Hugo Moyano para el 21 de este mes, al señalar que en la actualidad "la prioridad es atender las necesidades de los trabajadores". 

"Creemos que la mejor manera de darle respuesta a las demandas de los trabajadores pasa por una fuerte apuesta al diálogo (con el Gobierno) y no por la confrontación", señalo Lingeri a Télam. 
Prueba de su vocación dialoguista, Lingeri adelantó a esta agencia que en los próximos días se sentará con funcionarios de la administración Macri para "modificar algunos aspectos del Fondo Solidario de Redistribución", destinado a las obras sociales sindicales.

A fines de enero, el Ejecutivo estableció mayores controles sobre el total de afiliados a las obras sociales que son beneficiarios del Subsidio de Mitigación de Asimetías (SUMA), que contribuye a la financiación de estas entidades. 

Una resolución publicada en el Boletín Oficial y difundida por la Superintendencia de Salud establece que el subsidio de 1.000 millones de pesos que los gremios recibían antes de manera automática para financiar servicios de salud será ahora distribuido por la AFIP.

"En realidad, tenemos en agenda varias cuestiones inherentes a la salud de los trabajadores para discutir: valores por la situación de los monotributistas y de los jubilados, y también sobre la actualidad del PAMI", enumeró a esta agencia Lingeri, que en el consejo directivo de la CGT ocupa la butaca de secretario de Acción Social, y que se especializa en temas de salud.

En el contexto de la interna de la central sindical, Lingeri, uno de los más activos gestores para que Mauricio Macri devolviera a los gremios en 2015 los aportes que mantenía retenidos el gobierno de Cristina Kirchner, está posicionado desde siempre en el grupo de los gremios "independientes", junto al constructor de la UOCRA, Gerardo Martínez y al estatal Andrés Rodríguez. 

El líder del gremio de Obras Sanitarias integra además un espacio de amplias coincidencias con los grandes gremios de servicios (los denominados "gordos"), y de hecho, estas facciones constituyen la principal oposición sindical a la marcha, y también al estilo de conducción que encarnan Hugo y Pablo Moyano.

Lingeri evitó profundizar críticas contra el líder de los camioneros, y se limitó a ratificar su desacuerdo con las "motivaciones difusas" de la movilización. "Hay que profundizar el diálogo, no al revés", sostuvo ante Télam, al tiempo que llamó a que prime el temple para no profundizar la grieta en la hoy agitada interna de la CGT.

Por último, de cara a las paritarias, Lingeri convocó a todas las organizaciones gremiales a "negociar salarios con amplia libertad de acción para conseguir los mejores resultados posibles", y expresó su satisfacción de que algunas colegas suyos "hayan bajado los decibeles" de los cruces verbales que en los últimos días fueron moneda corriente.

Sin explicitarlo, el dirigente de Obras Sanitarias aludía a la calificación de "traidor" por no adherir a la marcha de Moyano que le dedicó el barrionuevista Carlos Acuña al sanitarista Héctor Daer, ambos integrantes del triunvirato que gobierna la CGT. 

Otro dirigente sindical, en este caso el kirchnerista Víctor Santa María, del Suterh (encargado de edificios) sorpresivamente también salió a retacearle el apoyo a la "marcha más grande de la historia" que promete realizar Moyano.

Santa María se limitó a decirle a Télam que aún no estaba decidido si su gremio sería de la partida en la movida de los camioneros, y que determinar la conducta a seguir pasará por la decisión del consejo directivo que preside en el Suterh, que se reunirá la semana próxima.

Voceros gremiales confiaron a esta agencia que, en rigor, Santa María estaría de acuerdo con las razones de la movilización, pero teme a que su eventual participación en la jornada sindical del 21 sea interpretada como una reacción personal adversa a su complicada situación judicial por supuestos hechos de corrupción, que es justamente la razón de fondo que muchos adjudican a Moyano para salir a la calle.

Fuente: Télam

Comentarios