Polémica

La Iglesia dejará de percibir $140 millones de aportes estatales

Es sólo un 7% del presupuesto eclesiástico, pero se interpreta como una fuerte señal política en medio del enfrentamiento y las tensiones con el Gobierno.
domingo, 04 de noviembre de 2018 13:11
domingo, 04 de noviembre de 2018 13:11

Esta semana, la Iglesia comenzará a prescindir del aporte económico del Estado. Inicialmente dejarán de percibir unos 140 millones de pesos mensuales que estaban previstos para este año. Es sólo un 7% del presupuesto eclesiástico, pero se interpreta como una fuerte señal política.

En agosto, la conducción de la Conferencia Episcopal había anunciado la conformación de una comisión con representantes del Gobierno para estudiar cómo sería la separación y la búsqueda de mecanismos alternativos de financiamiento. Ahora la voluntad de avanzar será ratificada por todos los obispos tras el debate plenario que sesionará desde este lunes y hasta el viernes en Pilar.

La relación entre el Gobierno y la Iglesia viene sumando tensiones en las últimas semanas: el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, ofició una misa en la que estuvieron en primera fila los camioneros Hugo y Pablo Moyano; el presidente de la Pastoral Social, el obispo Jorge Lugones, recibió al líder camionero un día después del pedido de detención de su hijo; y el Papa Francisco firmó tras la audiencia general de los miércoles una remera con la inscripción “pan, paz y trabajo”.

La polémica por la separación entre Iglesia y Estado resurgió durante la discusión por la legalización del aborto. La llamada “separación” se consumó en 1966 con la firma del Acuerdo entre el Vaticano y el Estado argentino luego de años de conversaciones. Cuestiones como la injerencia del Gobierno en la designación de obispos fueron suprimidas. Y se consagró la fórmula de “autonomía y cooperación” para regir la relación. Sin embargo, la reforma constitucional de 1994 quitó la exigencia de ser católico para aspirar a la presidencia pero mantuvo el artículo 2 que dice que “el gobierno federal sostiene al culto católico”.

Por una ley de la última dictadura militar, el sostenimiento se tradujo en una asignación mensual a cada uno de los obispos (hoy alrededor de un centenar), que en la actualidad ronda los $40.000 y otra pequeña a párrocos de frontera y seminaristas diocesanos. A este aporte de $140 millones anuales renunciaría la Iglesia. En ese monto no están incluidos los subsidios a sus escuelas.

Todavía no trascendió cómo sería el nuevo modelo de autofinanciamiento y cómo se avanzará en este sentido. Podrían apuntar a otorgar beneficios fiscales a quienes realicen donaciones u a la organización de colectas generando consciencia en los fieles para que sostengan su culto católico.

Fuente: MDZ

Comentarios