Horror

Denunció que un hombre y su hijo violaron a una nena de 11 años

Las pericias psicológicas y ginecológicas determinaron que la desfloración era de vieja data y aclaró que le dijeron: 'Está desgarrada'.
jueves, 22 de noviembre de 2018 11:34
jueves, 22 de noviembre de 2018 11:34

Una mamá, Carolina, y su hija de 11 años habían alquilado una casa en la localidad bonaerense de Ezpeleta. Sin embargo, cuando la mujer se iba al trabajo, los propietarios abusaban de la nenita una y otra vez. A través de una carta, decidió relatar lo sucedido.

"Hoy les quiero contar nuestra historia de terror. La mía y la de mi hija, que empezó en 2014 cuando ella tenía 11 años. Y un 6 de enero me entero que era abusada por un padre e hijo, Raúl Fernández y Cristian Fernández", comenzó.

Las pericias psicológicas y ginecológicas determinaron que la desfloración era de vieja data y aclaró que le dijeron: "Está desgarrada". "Entre llantos, mi hija me decía 'no por favor', porque la tenía que revisar un hombre", siguió la carta.

En diálogo con Crónica HD, Carolina detalló: "Hoy en día ella tiene 16 años y habla más fluido del tema. Habíamos dejado de ir a Fiscalía porque no nos estaba haciendo bien. Este año volvimos a retomar con todo y mi nena me dijo que quiere declarar sobre todo".

En este sentido, señaló que la idea de la menor es hacer la cámara Gesell que en su momento con 11 años no pudo realizar porque estaba traumada psicológicamente.

"Hay veces que la veo entrar temblando a la casa porque se los cruzó en la calle. La tengo que mandar con un remís a la escuela por miedo a que se los cruce. Se nos ríen en la cara, nos los cruzamos siempre. No puede ser que sigan libres como si nada", dijo conmovida.

El chico de 17 años acusado fue absuelto por falta de pruebas pero ahora le toca a su papá, también acusado. "El 15 de febrero del 2019 tenemos el juicio del adulto de 56 años", informó.

"El veredicto era todo a favor nuestro y con las pericias. Yo esperaba que diga cuantos años le iban a dar pero dijeron 'inocente' porque faltaban pruebas. Quiero que paguen por lo que hicieron. Yo le prometí justicia a la nena", manifestó.

Luego, explicó que la casa la alquilaron cuando vieron un cartel de cerca de la estación de tren, y añadió: "Era barato y estaba lindo el lugar. Una vez que nos mudamos, yo me iba a trabajar a las nueve de la mañana y la nena quedaba sola. En ese momento los dueños abusaban de ella".

La nena de 11 años confesó lo que estaba padeciendo en la iglesia evangélica y un amigo de ella fue y se lo comentó a la madre. "Ellos la amenazaban con dejarnos en la calle si se lo contaba a alguien", comentó.

"No está arrepentido y lo va a volver a hacer si queda en libertad. Encima me denunció porque yo empecé a los gritos y dice que lo amenacé de muerte", sentenció indignada.

Interviene en el caso la Fiscalía N° 8 de la localidad bonaerense de Quilmes.

Fuente: Crónica

Comentarios