Causas Cuadernos

Paolo Rocca afirmó que “no tuvo conocimiento” de las coimas pagadas por sus subordinados

El empresario dijo al fiscal Stornelli que su gerente, Luis Betnaza, “actuó en la autonomía” que le permitía su rol en la firma.
viernes, 05 de octubre de 2018 19:25
viernes, 05 de octubre de 2018 19:25

El titular de Techint, Paolo Rocca, se presentó este viernes en los Tribunales de Comodoro Py para declarar en la causa de los cuadernos de las coimas, citado por el juez Claudio Bonadio. El máximo ejecutivo de la compañía negó la entrega de sobornos y dijo que en el marco de la autonomía que posee la compañía "no tuvo conocimiento" de los pagos admitidos por el directivo Luis Betnaza y el ex integrante de la firma, Héctor Zabaletta, al gobierno de los Kirchner para que ayudaran a la empresa frente al régimen de Hugo Chávez. 

También agregó que los pagos se efectuaban con "fondos provenientes de los dividendos de los socios", informaron fuentes judiciales. 

Poco después de las dos de la tarde, de traje negro y una carpeta en mano, uno de los empresarios más importantes del país ingresó a los Tribunales de Retiro. Buscó evitar la exposición mediática y para entrar utilizó la cochera del edificio. En el cuarto piso lo esperaron los fiscales de la causa Carlos Stornelli y Carlos Rívolo. En la secretaría del juzgado de Bonadio permaneció durante más de dos horas y media, instancia en la que respondió todas las preguntas formuladas.

La citación a indagatoria se originó después de que se incorporara nueva documentación al expediente, en el que la empresa se encuentra referenciada en las anotaciones de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta; en la declaración como "arrepentido" del ex directivo de la compañía Héctor Zabaletta y en la indagatoria de Luis Betnaza, actual integrante de Techint, quien admitió pagos por al menos US$ 200.000 dólares a ex funcionarios kirchneristas.

En esta causa Cristina Kirchner se encuentra procesada como jefa de la asociación ilícita constituida desde el extinto ministerio de Planificación Federal, que -según determinó el juez Bonadio-, se dedicó a la recaudación de fondos ilegales que eran cobrados a empresas contratistas del Estado.

El CEO de la compañía dijo en su indagatoria que "no tuvo conocimiento en ningún momento" del pago de sobornos realizados a ex funcionarios de la cartera que dirigió Julio De Vido durante doce años.  

El juez tomó la decisión de citar a Paolo Rocca tras evaluar una serie de nuevas medidas de prueba realizadas y documentación que se incorporó al expediente. Su grupo empresarial no quedó exento de las acusaciones, como una de las firmas partícipes  de la asociación ilícita que tiene a De Vido y Roberto Baratta como "organizadores". Frente a este primer planteo, los fiscales -tal como pudo reconstruir Clarín-, le consultaron si en el funcionamiento y autonomía de la empresa estaban contemplados este tipo de desembolsos. Rocca, que declaró en un tono calmo y firme durante más de dos horas, negó que sea "un práctica instituida". 

Bonadio procesó hace dos semanas a Luis Betnaza, quien había declarado que él decidió los pagos ilegales a funcionarios argentinos tras la expropiación de Sidor, la empresa que Techint tenía en Venezuela. Zabaleta, en su rol de ex directivo de Techint, fue quien ejecutó los pagos por orden de su superior. 

Así, Paolo Rocca deslindó responsabilidades sobre Betnaza, procesado como miembro de la asociación ilícita. Y explicó que los fondos destinados al pago de sobornos "provenían de los dividendos de los socios". 

Rocca, en declaraciones públicas, ya había asegurado que "Techint no participó en el club de corrupción" de la obra pública en la Argentina.

Según la explicación del empresario, los pagos ilegales se hicieron urgidos por la expropiación de la empresa Sidor y la prohibición de salir de Venezuela a los argentinos que allí trabajaban, ordenada por el gobierno chavista. "Operábamos en Venezuela la mayor siderúrgica de América latina. En los últimos años, desde 2007, el hostigamiento de Hugo Chávez fue cada vez más fuerte, hasta que decidió la expropiación. Fue complejo, con amenazas, con violencia. La retirada que tuvimos que hacer entre abril y diciembre de 2008 fue complicada, con un periodo de militarización de la empresa, más la repatriación de nuestra gente", afirmó.

Así, ante la supuesta exigencia, "Betnaza accedió a un apoyo entre abril y diciembre. Fue antes de la compensación por Sidor. Al final se llegó a un acuerdo. El pago se realizó en los años sucesivos. Fue un trauma enorme, pero es lo que pasó. Actuamos para defender a nuestra gente, y en este contexto se dio lo que han leído", relató Rocca. Esta explicación volvió a escucharse, esta vez durante su indagatoria refiriéndose a pagos para funcionarios chavistas. 

Rocca se refirió al gobierno kirchnerista como un momento "complejo" en cuanto a la relación de su compañía con el Estado. Fue Betnaza quien en su declaración ante Stornelli denunció que el ex ministro de Planificación Julio De Vido le pidió dinero a la compañía a cambio de agilizar el pago de la indemnización por la expropiación de la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) en Venezuela. En 2008, el Gobierno de Hugo Chávez se quedó con esa empresa del grupo Techint y demoró varios años la compensación. De Vido era uno de los contactos más aceitados entre los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner y el chavismo.

Para el magistrado, Betnaza admitió el pago ilegal de 200.000 dólares a ex funcionarios. No fue el único empresario implicado en esta estructura de sobornos, por ello la Justicia determinó que "no pueden tenerse por válidos los argumentos relativos a las presiones sufridas, dado que las empresas involucradas fueron beneficiadas por contrataciones con el Estado Nacional, realimentando este circuito macabro teniendo como motivación el lucro de participar de un sistema que expoliaba los bienes del Estado amañando licitaciones con fuertes sobreprecios".

Fuente: Clarín

Comentarios