Tecno

Un argentino creó un mouse que se activa al mover la boca

Un bioingeniero desarrolló las funciones del dispositivo para que las personas con dificultades motrices puedan usar computadoras.
domingo, 08 de mayo de 2016 07:22
domingo, 08 de mayo de 2016 07:22
El bioingeniero Santiago Romero Ayala, egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) desarrolló un mouse que se puede utilizar con sólo mover la boca. Dio detalles del aparato que brinda a las personas que tienen dificultades motrices la posibilidad de usar computadoras. Se trata de un modelo estándar, que tiene clic izquierdo y derecho. 

"Es un desafío cada día tratar de solucionarle problemas a la gente", expresó el joven al sostener que quien estudia Ingeniería "asume esa responsabilidad por obtener todos esos conocimientos, más cuando uno estudia en una Universidad Pública". 

Respecto del mouse, precisó que "va en un soporte y la persona lo mueve con la boca. Se conecta con la computadora que automáticamente lo reconoce como un mouse. No se da cuenta que es este aparato".

Sobre la manera en que funciona, explicó: "Si uno sopla hace clic izquierdo, que es el que más utilizamos. Si uno lo empuja un poquito, hace clic derecho. Esto suplanta totalmente un mouse común y para una persona que no puede mover los brazos, es la única manera en que puede desempeñarse".

La idea nació "por un joven que practicaba motocross, cayó mal y quedó cuadripléjico. Cuando pudo retomar el habla, quería comunicarse con más gente. En eso me plantearon la inquietud para que Franco pudiera usar la computadora para comunicarse", relató Romero Ayala a Entrevistas . 

Buscando en Internet se contactó con Pablo Fernández, un joven que hace 11 años está cuadripléjico a raíz de una lesión que tuvo jugando al rugby en Mar del Plata. El mismo "inventó un mouse que se mueve con la nuca. Con esa patología puede desarrollarse como diseñador gráfico". 

Aclaró que a este mouse lo diseñaron en Alemania y el creador liberó su diseño para que cualquier persona que tuviera una impresora 3D y conocimientos de electrónica, lo pudiera replicar. Tras revisar el dispositivo, entendió que con ligeras adaptaciones se podría llegar a fabricar en Argentina. "Lo que hice fue adaptarlo a nuestro país", acotó. 
Ejemplificó que "el sensor de base era el de los cigarrillos electrónicos. Se ve que en Alemania son muy baratos. Acá son muy costosos. Entonces le busqué la vuelta para hacerlo con componentes de bajo costo en nuestro país".

"También lo liberé, así que lo puede hacer cualquier persona en el mundo. Ahora estamos tratando de mejorarlo. A través de Internet se van sumando muchas ideas nuevas", enfatizó. 

Además, comentó que "tardé un mes y medio en desarrollar esto, porque parto de la base de que termino el anterior" según Diario del Sur Digital

Finalmente, adelantó que hay un caso de una persona que no puede mover los brazos y tampoco la cara, por lo que estamos implementando que se pueda mover con los ojos. Este es el próximo desafío que estaremos probando en dos o tres semanas". 

Comentarios