Salud

Aseguran que tomando tres pastillas diarias se puede evitar infartos y ACV

Una investigación destacó los beneficios de utilizar estatinas para bajar el colesterol y dos drogas para disminuir la presión arterial.
miércoles, 06 de abril de 2016 09:39
miércoles, 06 de abril de 2016 09:39
"Imagine que está en la peatonal Córdoba. Ahora mire a su alrededor. Un tercio de los adultos que está observando puede vivir mejor y más años tomando tres pastillas por día, económicas y accesibles. Estoy convencido de que este esquema le va a salvar la vida a millones de seres humanos en todo el mundo".
 
Desde Chicago, donde acaba de participar en el congreso más importante de la especialidad, el cardiólogo rosarino Rafael Díaz se refirió al impacto que puede tener en el mediano plazo el resultado de un gigantesco estudio que evaluó a más de 12 mil personas en 21 países y durante ocho años para comprobar los beneficios del uso de tres drogas en la prevención del infarto y el accidente cerebro vascular (ACV).

Las conclusiones son contundentes y positivas, dijo Díaz, director del departamento de cardiología del Instituto Cardiovascular Rosario (ICR) y de la fundación Estudios Clínicos de Latinoamérica (Ecla), que piloteó parte de la investigación junto a un equipo local. Esto significa que "los sujetos que durante no menos de cuatro años tomen diariamente estatinas (para bajar el colesterol) y otras dos drogas para disminuir la presión arterial (un antihipertensivo y un diurético suave) en dosis bajas, evitarán morir antes de tiempo por un evento vascular: infarto o ACV" .

El médico e investigador reveló a La Capital que el trabajo (que incluyó a cientos de profesinales en todo el mundo) tiene un enorme valor por la cantidad de personas incluidas y el alcance. "No es lo mismo hacer un estudio en un hospital especializado con 300 pacientes que uno con 12 mil personas y un seguimiento de tantos años. Las conclusiones de esta pesquisa se pueden extrapolar a casi cualquier población", destacó.

Otro aspecto interesante del trabajo, que captó la atención de los concurrentes al congreso del American College of Cardiology, es que quienes fueron evaluados no son necesariamente pacientes. "Por eso hablo de sujetos, porque muchos de ellos no están en tratamiento, no son enfermos. Son personas que pueden tener algunos factores de riesgo —que pueden o no conocer su nivel de colesterol, por ejemplo— y que son un espejo de lo que le sucede a la población común", afirmó.

El estudio, denominado Heart Outcomes Prevention Evaluation 3 (Hope 3), se gestó a partir de la hipótesis del doctor Salim Yusuf, líder científico de la Universidad Mac Master de Ontario, Canadá, y del Hamilton Health Sciences (un prestigioso grupo médico), que consideró que con una tríada de pastillas "low cost" (bajo costo) y con pocos efectos adversos, podrían evitarse infartos y otros problemas de salud cardiovascular en hombres y mujeres vírgenes de estos episodios. En definitiva: prevención primaria, acciones para actuar antes del daño, esperanza de vida en estado puro.

¿A quiénes seleccionaron para dirimir esta suposición? Personas de ambos sexos que no habían sufrido enfermedades cardiovasculares, con riesgo medio de padecer ataques al corazón o al cerebro y que no hubiesen presentado contraindicaciones a las drogas utilizadas en el estudio (las estatinas y los antihipertensivos); con valores de colesterol promedio y presión arterial de 90/140 también promedio, lo que implica que muchos estaban por debajo o por encima de esos valores. En rigor, los individuos con presión alta (más de 140) fueron los más favorecidos.

"Las dosis que recomendamos son bajas y resultó que tienen un impacto favorable en términos de reducir la mortalidad vascular, el infarto y el ACV. Estamos en condiciones de asegurar que se benefician claramente aquellos sujetos con algún factor de riesgo general intermedio. En ellos, la administración crónica de estas drogas simples dio como resultado un beneficio clínico ostensible", expresó Díaz.

Respecto a la indicación de las estatinas (drogas para bajar el colesterol, cualquiera sea la marca), el médico rosarino hizo una aclaración importante: "Nosotros medimos la presión a quienes participaron del estudio, pero no el colesterol. ¿Por qué? Porque no importa tanto qué nivel de colesterol tengo, siempre se puede bajar. Entonces, como mensaje: tenga el colesterol que tenga una persona debe tomar las estatinas en las dosis adecuadas".

En cuanto a los antihipertensivos, el cardiólogo respondió a la consulta de por qué se combinan dos drogas: "Sabemos que dos, en dosis bajas, son más eficientes que una sola en altas dosis".

¿Tres pastillas por día pueden cambiar la expectativa de vida? El especialista afirma que si, y que incluso se está trabajando a nivel mundial para lograr combinar las tres drogas en una sola cápsula (lo que se denomina polipyl), lo que facilitaría la adherencia al tratamiento.

Comentarios