Emotivo

El Papa Francisco bendijo a la madre de Marie-Anne Erize, desaparecida en San Juan

El Sumo Pontífice recibió a la mujer y le dijo que comprende su dolor por la trágica desaparición de la joven modelo francesa. Le entregó una copia del libro 'La desaparecida de San Juan'.
miércoles, 23 de marzo de 2016 20:16
miércoles, 23 de marzo de 2016 20:16
En vísperas de celebrarse mañana el 40 aniversario del golpe militar que ensangrentó la Argentina, el papa Francisco abrazó, besó y bendijo hoy a un pequeño grupo de familiares de desaparecidos que saludó al terminar la audiencia general de los miércoles y envió una bendición a todas las madres que tienen hijos desaparecidos.

"Fue muy emocionante, fue un momento increíble, todavía no me lo puedo creer. El Papa bendijo a mi madre, la besó en la frente y le dijo «Es el beso a todas las madres que sufrieron la desaparición de sus hijos»", contó al diario La Nación Marie-Noelle Erize Tisseau, hermana de Marie-Anne, joven modelo franco-argentina que desapareció en la provincia de San Juan el 15 de octubre de 1976.

Junto a Marie-Noelle, que hoy vive en España y que tenía 14 años cuando secuestraron a su hermana Marie-Anne, estaba su hermano mayor Marcos, que vive en Brasil y su anciana madre Francoise Tisseau, de 86 años, que vive en Buenos Aires.

"El Papa nos abrazó a todos y fue muy cercano, muy emotivo, se ve que este tema le llega al corazón. Fue especialmente cariñoso con mi madre, imaginate que el Papa le diga que comprende el dolor de las madres que han perdido a sus hijos y el dolor de las familias que han perdido a un ser querido... Y para mi madre fue lo máximo", contó Marie-Noelle. "Mamá le entregó al Papa el libro La desaparecida de San Juan, del periodista francés Philippe Broussard y él a través de ella envió una bendición a todas las madres que tienen hijos desaparecidos", agregó, emocionada.

En el grupo, que estuvo sentado en primerísima fila, en posición privilegiada, durante una audiencia general muy ventosa, que giró en torno a la Semana Santa, también estuvo la monja Genevieve Jeanninggros, de la Congregación de las Hermanitas de Jesús y sobrina de Léonie Duquet, una de las monjas francesas desaparecidas durante la dictadura.

El Papa también saludó cálidamente a Cecilia Romero, sobrina del beato Oscar Romero, asesinado el 24 de marzo de 1980 en El Salvador mientras celebraba una misa.

"Fue muy emocionante. A la mamá de Marie-Anne la abrazó y besó dos veces, el hermano se puso de rodillas ante el Papa, todos lloraban, todos recibieron un abrazo y una bendición", contó a La Nación Jorge Ithurburu, presidente de la asociación italiana sin fines de lucro "24 marzo" que defiende los derechos humanos, que fue el gestor del emotivo encuentro.

Ithutburu destacó que al margen de haber viajado para saludar al Papa, en coincidencia con el 40 aniversario del golpe militar, Marie-Noelle Erize declarará mañana ante un tribunal de Roma en el marco de una investigación contra el ex militar argentino Carlos Luis Malatto. ex teniente coronel en el Regimiento de Infantería de Montaña de San Juan, Malatto fue denunciado en Italia por el secuestro y homicidio agravado por torturas de su hermana y otras tres personas (Juan Carlos Cámpora, Jorge Bonil y Alberto Carvajal), cometidos en la provincia de San Juan durante la dictadura. Malatto, de 66 años, estaba siendo juzgado en nuestro país, pero logró huir en 2011 a Italia, donde, gracias a su doble nacionalidad, vive libremente.

"Inicialmente iba a venir yo sola a saludar al Papa, contó Marié-Noelle, pero le dije a Jorge (Ithurburu) que tenía que traer a mi madre, porque para mi madre es el máximo consuelo que se le puede dar en este momento". "Imaginate una persona de gran convicción católica que ha sufrido la desaparición de una hija, pues ella sinceramente salió adelante por su fe. No hay otra cosa que la haya sostenido en toda su vida, sino su fe católica".

Comentarios