Chaco

Trabajó seis días con guardias de corrido, descansó apenas 16 horas y terminó enferma

La médica pediatra trabajó de corrido seis días con apenas 16 horas de descanso y le dio un ataque de nervios que le imposibilitó recuperar luego el sueño. Su jefe se había ido de vacaciones y nunca pensó en un reemplazo.
martes, 01 de marzo de 2016 00:00
martes, 01 de marzo de 2016 00:00

Tiene 31 años y es médica pediatra en Neonatología del Hospital del Bicentenario General Güemes de Juan José Castelli, Chaco. Allí quedó esclava de su trabajo, pasando en la guardia seis días de corrido con apenas 16 horas de descanso porque su jefe se fue de vacaciones y no había nadie que la reemplazara. Tras esto terminó con los nervios alterados y debió pedir licencia médica porque no lograba recuperar el sueño.

Se trata de Rosana Medina, una médica que el miércoles después del feriado de Carnaval, completó sus 48 horas de guardia y fue a casa a descansar. Después de 16 horas, volvió al hospital y tuvo que trabajar cuatro días corridos hasta el agotamiento físico y mental porque no tenía reemplazo.

Según publicó La Nación, el lunes a la mañana, cuando se enteró de que el director se había ido de vacaciones, tuvo una crisis de nervios. Había pasado casi una semana de guardia a cargo, con dos enfermeros, de la atención de 10 bebés en las incubadoras de terapia y los recién nacidos en las 27 habitaciones casi completas, más la sala de partos y las consultas espontáneas.

"El lunes 14 me tuve que retirar antes del mediodía porque no daba más. Física y mentalmente", contó la médica que luchó para que le enviaran un reemplazo y todos hicieron oídos sordos. Sin embargo, el peor momento lo pasó cuando el director del hospital le dijo el viernes a la noche que aún no tenía una solución y le pidió que no dejara el servicio. El fin de semana, Rosana hasta mandó a buscarlo a la casa con una ambulancia y luego se enteró que estaba de vacaciones.

"Me sentía rehén en el hospital porque no tenía opción -afirma a LA NACION-. Cuando el fin de semana el director no me respondía, llamé al subsecretario y hasta hablé con el ministro de Salud de Chaco [Luis Gómez Samela], que me dijo «Pero mi hija, ¿cómo vas a estar tantas horas de guardia? ¿No tenés familia?». Cuando le expliqué, me respondió que el área de neonatología es crítica porque no hay especialistas en la provincia. Y muy enojada sólo atiné a decirle «Eso ya lo sé, necesito que tomen una medida ahora»."

Tras vivir este escenario, la doctora le presentó una nota al contador que estaba a cargo del hospital y luego hizo una exposición en la comisaría de Castelli. Cuando ella se tomó licencia, el ministro de Salud chaqueño envió un neonatólogo del hospital Perrando, de Resistencia, para cubrir la guardia. 

Luego la notificaron a ella que cerrarían el servicio. "Atendemos muchos prematuros y el servicio está completo -dice-. En los hospitales de Presidente Roque Sáenz Peña y Resistencia, neonatología también está desbordada. Nuestros pacientes están bien atendidos y lo único que necesitamos son médicos. No se pueden atender partos y cerrar neonatología".


Comentarios