Lamentable

2,5 millones de niños sufren déficit de alimentación en Argentina

El informe subrayó que, además, muchos niños continúan con severos problemas de hacinamiento y saneamiento en sus viviendas, falta de atención en salud y con un fuerte déficit de estimulación, educación e información.
miércoles, 09 de diciembre de 2015 00:00
miércoles, 09 de diciembre de 2015 00:00

Alarmante. Así es la cifra que dio a conocer el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) en función de la medición multidimensional de la pobreza infantil. El trabajo indica que al final de 2014, 2,5 millones de niños tuvieron problemas para alimentarse. La cifra representa un aumento con respecto a los chicos que estaban en esa misma situación en 2011, cuando comenzó el segundo mandato de Cristina Kirchner. A pesar de los buenos resultados de la Asignación Universal por Hijo (AUH), unos 568.000 chicos sufrían todavía hambre severo el año pasado.

 

El resultado del informe fue publicado por La Nación y subrayó que, además, muchos niños continúan con severos problemas de hacinamiento y saneamiento en sus viviendas, falta de atención en salud y con un fuerte déficit de estimulación, educación e información.

La UCA además diseñó un vector geográfico de la pobreza multidimensional (aquella que toma no sólo el ingreso de una persona u hogar sino también otro tipo de variables) y estableció cuales son los puntos del país con situación más crítica o delicada. En el tope del ránking aparece el conurbano bonaerense, zona en la que un 67,9% de chicos experimenta situaciones de pobreza en alguna de las dimensiones de derechos consideradas y un 22,9% en niveles severos. Le siguen en la lista la infancia tucumana (57,1%), Gran Córdoba (55,2%) y el Gran Rosario (54,6%). 

Estos datos, lamentablemente, no pudieron ser contrastados con los oficiales del gobierno nacional porque desde 2013 dejó de informar la cantidad de adultos y chicos pobres en la Argentina, con diferentes justificaciones.

"Las transferencias de ingresos son necesarias pero no suficientes para erradicar la pobreza en la infancia y adolescencia", indicó Ianina Tuñon, investigadora de la UCA quien reconoció que la Asignación Universal por Hijo implementada por el gobierno de los Kirchner "y sus condicionalidades han contribuido a reducir las privaciones sociales severas; no obstante, se han revelado insuficientes para garantizar el efectivo ejercicio de derechos esenciales en la infancia".

"Reconocer que existe una elevada proporción de niños y adolescentes que tiene problemas para acceder a los alimentos en cantidad y calidad es prioritario. Este dato releva la complejidad que supone la solución del problema de acceso a los alimentos, en la medida que las transferencias monetarias y las ayudas alimentarias directas no han logrado erradicar el hambre en la Argentina", dijo Tuñón, y agregó: "Se requiere de la generación de programas complementarios de fortalecimiento de las capacidades productivas, y capacitación de los adultos en la cocción y preparación de alimentos adecuados para las diferentes etapas de vida del niño y los cuidados que deben tener con el agua no segura".


 

Comentarios