Entre Ríos

El botón antipánico llegó a Gualeguaychú

En Gualeguaychú hubo en 2014, 372 hechos de violencia de género conocidos, es decir, con denuncias radicadas en sede policial. En lo que va del 2015 la cifra alcanzó los 400.
miércoles, 02 de diciembre de 2015 00:00
miércoles, 02 de diciembre de 2015 00:00
La aplicación que en adelante dispondrán las víctimas, fue desarrollada por Alejandra Lapeire y Mario Vitasse, analista de sistemas ella y encargado de la sección Informática de la Policía de Gualeguaychú él, quienes dijeron ayer a EL ARGENTINO que lo entregaron a la policía departamental como colaboración para mejorar el servicio.
 
Al hacer la presentación, el jefe departamental, Sergio Rebolloso, señaló "en 2014, hubo 372 hechos de violencia de género conocidos, es decir, con denuncias radicadas en sede policial. Hoy (a un mes de culminar el año) llevamos 400. Esto va en aumento y quiero encontrarle un tinte positivo y es que las victimas de violencia, que no es de ahora, se animan a denunciar, a institucionalizar el grave problema que tienen: tratos humillantes, golpes, peligro para sus vidas, situaciones que pueden darse con sus parejas o ex parejas”.

"A esta aplicación la titulamos botón anti pánico para diferenciarla de los botones de pánico que existen -aclaró- y será restrictiva, es decir, una medida judicial que dispondrá un juez, evaluando las circunstancias”.
Rebolloso adelantó que, con el mandamiento judicial, "en la jefatura departamental se instalará la aplicación, se enseñará el funcionamiento y se cargarán todos los datos que requiere el sistema; básicamente, información del juzgado que interviene, de la víctima, datos de contacto y un apartado para tener individualizado al probable agresor. 
 
El operador del sistema tendrá una computadora especialmente habilitada para éste, que además grabará todo lo que se cargue, por lo que servirá como medida probatoria”.
 
Vale señalar que el sistema presentado ayer es el primero en Entre Ríos y será incorporado paulatinamente en todo el territorio provincial.

 

Fuente: El Argentino

Comentarios