Córdoba

Murió tras hacerse un tatuaje e investigan si fue por la anestesia

Una mujer de 37 años murió tras hacerse un tatuaje en la zona de la cintura. La aplicación de una anestesia subcutánea al momento de realizarse el grabado es una de las posibilidades que se manejan como causa de la muerte.
viernes, 9 de enero de 2015 11:36
viernes, 9 de enero de 2015 11:36
El fallecimiento de una mujer de 37 años, a las pocas horas de haberse practicado un tatuaje en la zona de la cintura, se transformó ayer un caso judicial que está siendo investigado por la Fiscalía de los Tribunales de Villa María, caratulado en principio como muerte de etiología dudosa.

La aplicación de una anestesia subcutánea al momento de realizarse el grabado es una de las posibilidades que se manejan como elemento, en combinación con otros, que podría haber incidido en el desenlace final. También se dijo que la víctima tomaba medicación.

Cristina Daniela Pagnone vivía con sus hijos en Villa María, pero su familia es de Pozo del Molle. Ya se había realizado otros cuatro tatuajes en el mismo establecimiento.

Fue al local de Tucumán al 1300, donde el tatuador la recibió alrededor de las 15.30 del miércoles. Una hora después se fue a su casa con el tatuaje terminado. Al poco tiempo, comenzó a sentirse mal y se descompensó. Una vecina trató de asistirla y llamó a la ambulancia para que la trasladaran al Hospital Pasteur, donde falleció por la noche.

"La chica vino descompuesta. Según ella le habían caído mal unos fideos. Después me enteré que estaba descompensada en el hospital”, relató Chelo, tal como se hace llamar el tatuador, cuando este diario lo llamó para consultarlo.

Distintas fuentes coincidieron en señalar la probable utilización de lidocaína, un anestésico local de uso odontológico, en el momento del tatuaje para evitar el dolor. Una amiga de Cristina, que pidió reserva de su identidad, relató a este diario que pudo hablar con la víctima cuando ya había comenzado a sentirse mal y que esta le dijo que le aplicaron un anestésico inyectable al ser tatuada.

El tatuador admitió que aplicó una anestesia. "Una subcutánea, apenas debajo de la piel”, explicó, sin dar precisiones sobre el producto.

Según especialistas, el uso de anestesias no está permitido por parte de quienes realizan esta actividad.

Chelo dijo que hasta ayer no había sido citado por la Justicia, pero adelantó su intención de presentarse este viernes en Tribunales, en compañía de un abogado.

Fuente: La Voz del Interior

Comentarios