Buenos Aires

Procesaron a dos hombres por el secuestro extorsivo agravado a un juez en Morón

Los detenidos, ambos de 21 años, fueron reconocidos por las víctimas en rueda de personas y a uno de ellos se le encontró en su poder uno de los teléfonos celulares robados a uno de los jóvenes secuestrados.
viernes, 05 de septiembre de 2014 22:17
viernes, 05 de septiembre de 2014 22:17
Se trata de dos jóvenes de 21 años, a quienes se les dictó prisión preventiva como sospechosos de secuestrar a Alfredo Diego Bonanno, su hijo y un sobrino, el 8 de agosto último en la localidad bonaerense de Castelar.

Los dos sospechosos continuarán detenidos como coautores de los delitos de "secuestro extorsivo agravado por haberse cobrado rescate y por el número de integrantes, en concurso ideal con el delito de robo agravado por el uso de armas de fuego".

Según los investigadores judiciales, los detenidos, ambos de 21 años, fueron reconocidos por las víctimas en rueda de personas y a uno de ellos se le encontró en su poder uno de los teléfonos celulares robados a uno de los jóvenes secuestrados.

Los pedidos de procesamiento fueron solicitados por el fiscal federal 2 de Morón, Leonel Gómez Barbella, quien tuvo a su cargo la pesquisa, y otorgados por el juez federal 1 de Morón, Juan Pablo Salas.

Las detenciones se lograron una semana después del secuestro extorsivo en el partido de Morón, y para llegar a ellos se realizaron escuchas telefónicas, seguimientos y análisis de las comunicaciones.

Una fuente de la investigación aseguró a Télam que uno de los detenidos quedó también imputado en el marco de otro secuestro extorsivo realizado en marzo de este mismo año en la zona oeste del conurbano, cuya víctima fue liberada tras el pago de un rescate.

El secuestro del juez Bonanno, quien integra el Tribunal Oral en lo Criminal 3 de Morón, ocurrió el 8 de agosto último cerca de las 5 de la madrugada cuando el magistrado, su hijo y su sobrino se movilizaban en una camioneta Volkswagen Tiguan blanca, ya que los jóvenes se iban a ir de viaje y tomarían un avión en el aeropuerto de Ezeiza.

Los pesquisas dijeron que al menos cuatro delincuentes que se hallaban en un Citroën C3 azul oscuro se les cruzaron en el camino y los amenazaron con armas.

Dos de los asaltantes abordaron la Tiguan del juez, mientras que los otros dos se mantuvieron en el vehículo de apoyo.

Los delincuentes le exigieron al magistrado que llamara a su casa presumiblemente con el fin de pedir un rescate, aunque como no pudieron comunicarse decidieron ir hacia la vivienda, situada a unas 20 cuadras.

Al llegar a las inmediaciones de la calle San Pedro, a metros de la estación de trenes de Castelar, donde vive Bonanno con su familia, los captores advirtieron que había varias garitas de seguridad.

Ante el temor de ser descubiertos, los delincuentes, luego de dar varias vueltas en el vehículo, decidieron que el hijo de Bonanno fuera caminando solo a la vivienda y buscara dinero, mientras ellos lo esperaban a unos 150 metros del lugar.

Las fuentes contaron que durante todo ese tiempo, los captores se comunicaban permanentemente con la mujer del magistrado para presionarla telefónicamente, mientras que a Bonanno le dieron varios golpes.

Finalmente, el hijo del juez regresó al vehículo con 2.000 pesos y 1.000 dólares y cerca de las 7.20, los dos delincuentes se pasaron al C3 y liberaron a las víctimas a bordo de la Tiguan.

Además del dinero que el hijo del juez consiguió entregarles, los secuestradores robaron 2.000 pesos que Bonanno y su sobrino tenían en las billeteras y sus objetos personales.

Fuente: Télam

Comentarios