Tecnología

Para Capitanich, "los argentinos tienen que sentirse orgullosos por el Arsat I"

Dijo que el satélite argentino es un logro de una política de Estado que tiene un gran capital científico.
domingo, 31 de agosto de 2014 11:13
domingo, 31 de agosto de 2014 11:13
"El ARSAT 1 es un orgullo nacional y su lanzamiento será un acontecimiento mundial", afirmó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich mientras asistía al proceso de carga del satélite al enorme avión Antonov , acompañado por el ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao; el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner; el presidente de ARSAT, Matías Bianchi, y la intendenta de Bariloche, María Eugenia Martini, entre otras autoridades.

La carga del satélite en el aeropuerto fue acompañada por una fiesta popular en el Centro Cívico barilochense, que contó con la actuación de La Mancha de Rolando, Científicos del Palo y Samba, el personaje de Paka Paka, entre otros.

El jefe de Gabinete destacó la visión estratégica del ex presidente Néstor Kirchner y de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, que "se materializan en logros como el de construir, poner en órbita y operar el primer satélite de comunicaciones del país, y contar con el ARSAT2 que ya está construido, y continuar con este plan de cinco satélites”.

"Sólo ocho países en el mundo cuentan con esta capacidad. El ARSAT1 orbitará con apenas 350 satélites. Es un logro que enorgullece a todo el país, y se suma al tendido en marcha de 50.000 kilómetros de fibra óptica, que junto al satélite "permitirán un salto extraordinario en materia de tecnología de las comunicaciones”.

Asimismo destacó que tanto ARSAT como Invap "son dos sociedades del Estado, y es bueno resaltar esto, porque el Estado siempre es denostado por su intervención en la actividad económica y de la misma manera las empresas del Estado no son consideradas para hacer esta tarea”.

Explicó que el satélite orbitará a 36.000 kilómetros de distancia, desde donde prestará servicios de excelencia en todo el país, incluidas las islas Malvinas, del Atlántico Sur y la Antártida, en materia de tecnología IP, telefonía, transmisiones televisivas digitales y comunicaciones en general.

Agregó que el proyecto demandó una inversión de 270 millones de dólares, lo que será recuperado en tres o cuatro años, cuando comenzará un proceso de reinversión en los próximos satélites.

"Hay que prestar atención a que un kilo de auto cuesta de 10 a 15 dólares, cuando un kilo de satélite ronda los 100.000 dólares. Este es el valor agregado de científicos y técnicos argentinos, cuya participación implica el 70% de la construcción.

Este proyecto demandó 1.300.000 horas hombre a una empresa como Invap, que gracias a estas políticas hoy cuenta con 1.200 trabajadores”, señaló.

Comentarios