Emergencia

Los inundados del Noreste del país recibirán ayuda extraordinaria de la Nación

Misiones, Formosa, Chaco y Corrientes tendrán un suplemento excepcional de los beneficios sociales nacionales como asignación universal por hijo y plan Progresar. En San Juan se aplicó una medida similar.
martes, 01 de julio de 2014 20:20
martes, 01 de julio de 2014 20:20

Más de 14 mil personas recibirán aportes de dinero por parte del gobierno nacional para solventar gastos que les generaron las inundaciones en Misiones, Formosa, Chaco y Corrientes, donde las autoridades monitoreaban el nivel de los ríos para continuar con los planes de asistencia social. Una medida similar se tomó con respecto a los inundados sanjuaninos en este verano. 

 La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy medidas a implementar desde la ANSES como un suplemento excepcional en dos cuotas de 5.500 pesos para los jubilados y pensionados y la duplicación de los montos de la Asignación Universal por Hijo, por Embarazo, Asignaciones Familiares y PROGRESAR.

El gobierno, tal como hizo en ocasiones similares, dispuso de los fondos nacionales para asistir a los damnificados con una erogación que, esta vez, fue estimada en 45 millones de pesos. La jefa de Estado indicó que los beneficios para los inundados tendrán una vigencia de tres meses, al encabezar un acto de homenaje a los ex presidentes Juan Domingo Perón e Hipólito Irigoyen por aniversarios de sus fallecimientos.

Cristina Kirchner remarcó que los aportes serán "puntuales" para "determinados departamentos y barrios" que fueron afectados por las crecidas de las últimas semanas. La Presidenta también tenía previsto, si el clima se lo permite, recorrer las zonas afectadas el jueves antes de su visita a Paraguay.

Según la mandataria, ANSES destinará a Formosa 3.003 beneficios, a Misiones 5.900, a Chaco 2.056 y a Corrientes enviará 3.354. En tanto, el intendente de Clorinda, Manuel Celauro, señaló que en esa ciudad había aún hoy "4.500 evacuados" porque tuvieron una "inundación por la crecida de los ríos y otra por la lluvia del jueves".

Si bien allí el río Pilcomayo había comenzado a estabilizarse, Celauro explicó anoche a radio Nacional que tuvo en su ciudad más de 10.000 evacuados, dado que 4.500 sufrieron la inundación por el desborde y "otras 6 mil personas por la lluvia" del jueves. En ese marco, dijo que quedaban "dos mil en refugios y otras por sus propios medios que están volviendo a sus casas".

Apuntó además que la situación se les complicó la semana pasada porque "en cuatro horas llovió 150 milímetros" y "las estaciones de bombeo no funcionaron en la medida que deberían". "A raíz de cierta negligencia tuvimos cientos de familias de Clorinda en plena ciudad con serios problemas en sus casas", lamentó, al remarcar que "hubo un déficit de bombeo". Tras apuntar que ayer a la tarde el río volvió a subir y llovió otra vez en la cuenca alta, dijo que "el panorama sigue siendo sombrío".

Fuente: El Día

Comentarios