Senado de la Nación

Denuncian que el 96% de los senadores canjea por dinero los pasajes de avión

Según información brindada por el propio Senado a la Justicia, a partir de un amparo presentado por la ONG Poder Ciudadano, 69 legisladores sobre un total de 72 recurren a la venta de los pasajes que reciben de manera legal.
lunes, 02 de junio de 2014 12:29
lunes, 02 de junio de 2014 12:29
El Senado es el órgano federal por excelencia, el lugar en el que todas las provincias tienen la misma representatividad. Cada una de ellas cuenta con tres senadores, que en definitiva resultan los interlocutores –junto a los diputados– de sus necesidades e intereses en el Congreso. Para que los legisladores no pierdan vínculo con sus distritos, la Cámara Alta les garantiza un cupo mínimo de pasajes para utilizar todos los meses. Pero la mayoría prescinde de esos boletos y los cambia por dinero, a un precio considerablemente inferior al valor de mercado.

Por reglamento, cada senador dispone mensualmente de 20 pasajes aéreos y 20 terrestres. Según información brindada por el propio Senado a la Justicia, a partir de un amparo presentado por la ONG Poder Ciudadano, el 96 por ciento de los senadores decidió canjearlos por dinero. Es decir, 69 sobre un total de 72. Los datos no contemplan la actual conformación de la Cámara, ya que comprenden el período entre enero de 2012 y junio de 2013, por lo que hoy sólo queda un senador que no canjeó pasajes: el salteño Juan Carlos Romero, del Peronismo Federal, quien renovó su banca en las últimas elecciones. Los otros dos "invictos”, ambos de Chaco, ya cumplieron su mandato: el kirchnerista Fabio Biancalani y el radical Roy Nikisch.

Si bien el valor de cambio es inferior a lo que cuestan en plaza, ya que está fijado por un decreto de junio de 2011, que estipula 550 pesos por cada boleto de avión y 240 por los de micro, el ingreso extra que se garantizan los senadores –cuyas dietas rondan los $50 mil mensuales– por el canje total de sus pasajes es significativo: $160.800 anuales. En esta cifra, hay que tener en cuenta que por reglamento los senadores pueden cambiar el 100 por ciento de sus pasajes aéreos y hasta un 50 por ciento de los terrestres.

En el listado de los que 35 que cambiaron más pasajes no parece haber influencia ideológica: figuran oficialistas y opositores, casi en idéntica escala. Desde las principales espadas K, como la tucumana Beatriz Rojkés, el chubutense Marcelo Guinle y el neuquino Marcelo Fuentes; hasta el pampeano radical Juan Carlos Marino, el santafesino Rubén Giustiniani (FAP-UNEN) y el puntano del PJ disidente Adolfo Rodríguez Saá, entre otros.

En esa nómina también hay situaciones que pueden explicarse a partir de la cercanía de los legisladores con sus domicilios, como los casos de los bonaerenses K Aníbal Fernández y María Laura Leguizamón y de los porteños con mandato cumplido Daniel Filmus (FPV), Samuel Cabanchik (ProBaFe) y María Eugenia Estenssoro, de la Coalición Cívica.

En cambio, resulta curioso que haya legisladores de provincias más alejadas de Capital que cambiaron todos sus pasajes de avión: la riojana Teresita Luna, la misionera Sandra Giménez, la chubutense Graciela Di Perna y el formoseño José Mayans.

Un caso aparte es el del rionegrino Miguel Ángel Pichetto. Temeroso a las alturas, el jefe del bloque K suele viajar en forma terrestre. Su planilla así lo refleja: cambió todos los boletos de avión, no así los de micro.

Más allá de ser legal el canje, tal como consigna Poder Ciudadano "los pasajes son sumamente necesarios para que los legisladores realicen sus tareas”. Y aunque el rendimiento de cada senador es otro tema de análisis, en el que inciden diversas cuestiones, queda abierto el interrogante: ¿Cómo hacen para volver a sus provincias?

 

Fuente: Clarín

Valorar noticia

Comentarios