Dolor de bolsillo

Las petroleras quieren volver a aumentar el precio de las naftas

Si bien los precios subieron 60% en un año, las empresas buscan compensar la devaluación de mayo.
domingo, 01 de junio de 2014 13:09
domingo, 01 de junio de 2014 13:09
Los empresarios petroleros tienen la decisión a medio madurar: aún no definieron si en los primeros días de este mes aplicarán un aumento en los precios de las naftas y el gasoil, como se los exigen sus propias cuentas, según explican, o si lo postergarán durante algunos días más, con vistas a llegar a una decisión acordada con el Gobierno para retocar las pizarras, como hicieron en febrero.

Hay un dato objetivo que los jefes del sector ponen como principal argumento para aumentar: la devaluación de mayo , cercana al 1% (el dólar mayorista pasó de $ 8,01 a $ 8,08 anteayer) les implica un incremento directo en sus costos en dólares. Es una cuenta que le explicaron con detalle al ministro de Economía, Axel Kicillof ; al secretario de Comercio, Augusto Costa, y al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en varias reuniones en los primeros dos meses del año. Sucede que empresas como YPF, Axion (Esso), Shell, Petrobras y Oil pagan en pesos el petróleo que compran en el mercado interno, pero de acuerdo con una cotización en dólares.

Al mismo tiempo, venden el combustible en moneda local. Por lo que cada depreciación del peso se traduce en un incremento de costos. Eso es lo que ocurrió en los primeros meses del año, algo que derivó en subas consecutivas desde enero hasta mayo.

Tras la devaluación del 20% en el primer mes del año, Shell dispuso un aumento cercano al 12% en los precios de los combustibles. El resto de las empresas estaba por tomar una decisión similar, pero fueron convocadas por el Gobierno, que intentó disuadirlas. Llegaron a un acuerdo por el cual aplicaron alzas menores pero sucesivas, de 6% en febrero, de 6,1% en marzo, de 5,4% en abril y de 3,5% este mes (en enero los combustibles habían aumentado otro 6%). Lo hicieron a cambio de que las productoras de crudo les bajaran el precio del petróleo de manera proporcional.

Con pedido de reserva de su nombre, el jefe de una compañía que compra crudo y lo refina para vender naftas y gasoil calculó, además, que los valores de los combustibles tienen un atraso de entre 10 y 12 por ciento. También explicó que en las últimas semanas se iniciaron contactos entre YPF -la líder del mercado, con 55% de la oferta- y otras compañías, algo que no fue confirmado por todas las empresas del rubro.

La mirada del sector con respecto a la marcha de los precios en los surtidores fue puesta de manifiesto por el presidente de Shell, Juan José Aranguren, anteayer, en el congreso que organizó Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) en Gualeguaychú. "Mañana [por ayer] no, pero en los próximos cuatro meses habrá una recomposición. Pero si de acá a fin de año hay una nueva devaluación habrá sí un reajuste", advirtió.

Es posible que, al igual que lo hizo en ocasiones anteriores, Kicillof y sus hombres prefieran sentarse a negociar incrementos moderados en los combustibles antes que un traslado orientado por la libre voluntad de las empresas. Es un criterio que el Gobierno inauguró a fines del año pasado y hasta ahora no abandonó. El 27 de diciembre, en las oficinas de Comercio en Diagonal Sur, Costa reunió a la plana mayor de las petroleras y les dijo que su intención era "resolver algunas tensiones" relacionadas con los precios de los combustibles. Afirmó además que ese mes se había cumplido una pauta de aumento de 6,5%, algo que no fue confirmado por los propios empresarios en el encuentro.

El propio Costa les sugirió aplicar un ajuste del 5% para el primer mes del año. Pero Carlos Alfonsi, jefe de Refinación y Comercialización de combustibles de YPF, le dijo que esa pauta de aumento era insuficiente. Si bien no hubo acuerdo en el primer mes del año, los empresarios llegaron a un consenso entre sí y con el Gobierno para establecer aumentos escalonados en los meses siguientes.
 
Fuente: La Nación

Valorar noticia

Comentarios