Santa Fe

Desde que balearon su casa, el gobernador Bonfatti no se siente seguro

El gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, admitió este lunes que no vive "ni cómodo ni tranquilo" desde el atentado a tiros que sufrió el año pasado en su domicilio.
martes, 28 de octubre de 2014 09:00
martes, 28 de octubre de 2014 09:00
El gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, admitió este lunes que no vive "ni cómodo ni tranquilo" desde el atentado a tiros que sufrió el año pasado en su domicilio.

"Es muy triste. Me digo: "Pucha, soy el gobernador y tengo que vivir esta situación", se lamentó en una entrevista que le realizaron en Radio 2 de Rosario, y agregó que ya no es "una persona libre" y que tuvo que cambiar "su estilo de vida".

"Salgo con custodia permanente. Me molesta bastante pero no puedo obviar que hasta el año pasado era una persona libre, podía ir al centro y comprar lo que necesitaba. No tengo miedo, pero me cambió el estilo de vida y me molesta bastante", afirmó Bonfatti cuando lo consultaron por las secuelas que dejó el ataque perpetuado contra su casa. "Es feo, nunca valoré la libertad en todo su sentido: poder disponer de hacer lo que uno quiere, y hablo de cosas simples", agregó.

El atentado contra Bonfatti ocurrió la noche del 11 de octubre de 2013. El mandatario socialista se encontraba viendo televisión junto a su esposa en su vivienda de barrio Alberdi, al norte de Rosario, cuando desde dos motos efectuaron más de 14 disparos. El Gobierno de Santa Fe interpretó el ataque como una clara señal mafiosa por parte de los grupos delictivos que quedaron en la mira tras la decisión del Poder Ejecutivo de combatir al narcotráfico y al crimen organizado."Es el termómetro de que tomamos medidas y a muchos los ha puesto en una situación difícil. Pero no voy a bajar los brazos. Tirotearon mi casa y no me van amedrentar. No voy a aflojar, hay mucha gente que debió cambiar su vida, es parte de la realidad y nos duele", concluyó Bonfatti.

Hoy la causa judicial tiene a dos jóvenes detenidos -otros cuatro ya recuperaron a libertad- y avanza de forma muy lenta, a tal punto que el propio gobernador aún no declaró en el expediente.

Fuente: Clarín

Comentarios