Conmoción

En Neuquén un policía tiene a 3 rehenes en una oficina

Un policía ingresó esta mañana a una oficina municipal de Licencias de Conducir de la ciudad de Neuquén, efectuó disparos hacia el techo y dejó tres personas encerradas.
lunes, 27 de octubre de 2014 12:25
lunes, 27 de octubre de 2014 12:25
Una toma de rehenes conmociona a la ciudad de Neuquén. Según el diario Río Negro, un policía ingresó esta mañana a una oficina municipal de Licencias de Conducir de la ciudad de Neuquén, efectuó disparos hacia el techo, ordenó la salida de las personas ajenas al establecimiento, pero al principio mantuvo a once rehenes. Aunque las últimas informaciones indican que ahora quedan tres personas dentro del lugar, junto al oficial.

Un operativo policial se desplegó inmediatamente en las instalaciones ubicadas en calles Santa Teresa y Río Colorado, del barrio Provincias Unidas, del que participan personal policial de varias divisiones, Bomberos y el SIEN. El lugar fue cercado.

El uniformado fue identificado como Sebastián Riquelme, de 23 años, un suboficial que pertenece a la Comisaría Cuarta y que suele realizar adicionales en dicha dependencia municipal.

El secretario de Coordinación, Marcelo Bermúdez, informó apenas ocurrido el hecho que once fueron las personas retenidas, cuatro de ellas empleados municipales. Y que las que lograron salir estaban siendo atendidas por los médicos del sistema de emergencia.

Luego, el subsecretario de Seguridad, Gustavo Pereyra, confirmó que por los procesos de negociación del intermediario solo "quedan cuatro rehenes en el interior" de la oficina.

Unas de las personas liberadas es una mujer embarazada de tres meses, llamada Carla Tamburri, de 30 años, con quien el policía mantiene una relación de pareja. Pereyra, en declaraciones radiales, comentó que el motivo podría ser "problemas con su actual pareja". La chica tiene otros tres hijos y trabaja en esa oficina.

La mujer fue atendida por personal del SIEN y después decidió ingresar al establecimiento junto a su madre para intentar que Riquelme deponga su actitud.

Más tarde, otro empleado municipal fue liberado y se aguarda que el suboficial libere a los otro tres que restan.

En tanto, un testigo relató que el uniformado ingresó alrededor de las 8.40 por la parte de atrás de la oficina, efectuó dos tiros al aire con su arma reglamentaria en la sala de espera, pidió que los empleados se queden y los vecinos se vayan, y luego disparó al menos una vez más.

Fuente: Clarín

Comentarios