Decisión

Zaffaroni anunció que dejará la Corte en el 2015

Al confirmar que renunciará cuando cumpla 75 años, en enero de 2015, dijo que en una república los cargos no deben ser vitalicios. 'La decisión ya está tomada. Cumplo 75 años y ése es el límite que dice la Constitución', afirmó.
lunes, 13 de enero de 2014 08:08
lunes, 13 de enero de 2014 08:08
El juez Eugenio Zaffaroni le puso fecha a su alejamiento de la Corte Suprema de Justicia, que venía anticipando en los últimos meses: "No llegó a 2015", dijo el alto magistrado e hizo saber que dejará la Corte al cumplir los 75 años de edad, el 7 de enero próximo.

"La decisión ya está tomada. Cumplo 75 años y ése es el límite que dice la Constitución", afirmó. "Los cargos en una república tienen que ser por un período de tiempo y luego deben terminar. La vitalicidad es una característica monárquica y no republicana. Ya once años fueron suficientes. Es tiempo de dar las hurras y dedicarse a otra cosa", sostuvo en una entrevista concedida al diario La Capital, de Mar del Plata.

Los 75 años es la edad máxima de un juez de la Corte, según la reforma introducida en 2004, en la Constitución Nacional. Zaffaroni asumió en 2003 y podría argumentar que la norma no lo alcanza. Al respecto, ya tienen la edad, pero siguen en sus cargos los jueces Carlos Fayt y Enrique Petracchi. Ambos interpretan que no están alcanzados por la normativa, que es posterior a sus nombramientos, ocurridos en 1983.

En cambio, la jueza Carmen Argibay, que también integra el alto tribunal, cumplirá 75 años en junio y asumió en 2005, podría estar alcanzada por esa norma.

El alejamiento de Zaffaroni y el eventual de Argibay -ambos designados tras la reforma constitucional de 1994- no obligarán a cubrir sus lugares vacantes. Esto es así porque una ley impulsada por Cristina Kirchner redujo a cinco el número de integrantes de la Corte Suprema y establece que no se cubrirán las vacantes hasta llegar a esa cantidad.

En el reportaje, además, Zaffaroni abordó temas vinculados con la situación política y, particularmente, el área de seguridad. Advirtió que "la policía es la que da hoy los golpes de Estado", por lo que reclamó un duro control político sobre la fuerza. Brindó definiciones polémicas sobre política criminal y explicó algunos aspectos de la reforma del Código Penal, de la que participó.

Adelantó, al respecto, que el texto del nuevo Código Penal que ayudó a elaborar ordena el actual "caos de leyes penales especiales". Explicó que el texto moderniza las normas actuales con la inclusión de "alternativas de las penas no privativas de libertad" y que "se trata de hacer una aplicación más racional de las penas", frente a una realidad actual que describió como de "tremenda desproporción".

"Tratamos de hacer desaparecer la libertad condicional en esas condiciones y fortalecer todo un arsenal de penas no privativas de la libertad que son controladas por el juez y no por un patronato", dijo.

Explicó que el código no es revolucionario y que si fuera por él sería mucho más transformador. Indicó que tras las reformas de las leyes Blumberg, se llegaron a penas de 50 años de prisión.

"Son locuras", dijo, y explicó que no puede haber penas mayores a 30 años de cárcel porque ésa es la pena máxima para el genocidio establecida en el Tratado de Roma, ratificado por la Argentina. También dijo que el nuevo código despenaliza el consumo de drogas.

A raíz de los acuartelamientos policiales de fines de año en reclamo de mejoras salariales, Zaffaroni advirtió que "pueden pasar cosas más graves si no se repiensa la estructura policial", a la que caracterizó como militarizada, que se autonomiza, territorial y con "fuentes de recaudación propia". Y alertó: "La policía hoy es la que da los golpes de Estado", y los políticos "tiene miedo y creen que arreglando con la cúpula resuelven los problemas".

El juez se pronunció por reestructurar las fuerzas: "Hay que dividir la policía en una policía de investigación criminal y una policía de seguridad de calle, que tiene que estar en manos de los municipios y tendría que haber un grupo central para delitos complejos".

Zaffaroni aludió a la sindicalización policial: "El policía es un trabajador. Si nosotros seguimos con el modelo de policía militarizada de ocupación territorial es inconcebible que haya alguna organización por debajo de los jerárquicos. Pero la policía es un servicio civil y algún contacto con la base tiene que haber. Será sindicato o lo que sea".

El juez descalificó al ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani y su política de "tolerancia cero".

Dijo que "tolerancia cero es el lema de un demagogo que ya pasó a la historia políticamente en Estados Unidos", y consideró que, con su impronta, Giuliani "lo único que hizo en Nueva York fue depurar un poco la policía y hacer una gran inversión en equipos. Con eso se bajaron un poco los índices de violencia. Pero los índices de violencia en otros Estados también bajaron y no se habló de eso".

"Criminológicamente es un absurdo. Es un lema demagógico de un demagogo norteamericano que hoy ya está olvidado", aseguró.

Fuente: La Nación

Comentarios