Caso Ángeles: revelaron detalles de la confesión del portero

La fiscal Paula Asaro contó por primera vez cómo fue la confesión del portero acusado de matar a Ángeles Rawson. Además dijo cuál cree que fue el móvil y el escenario del crimen: 'No pudo con su culpa. Lo dijo tan convencido que hasta me dio lástima', sostuvo
miércoles, 18 de septiembre de 2013 15:56
miércoles, 18 de septiembre de 2013 15:56
Paula Asaro, la fiscal que investiga la muerte de Ángeles Rawson, contó todos los detalles de la noche en la que Jorge Mangeri le confesó ser el autor del crimen del edificio de la calle Ravignani.

"Mangeri no pudo con su culpa", afirmó la fiscal Asaro, en una entrevista para el sitio fiscales.gob.ar, en el que repasó los hechos que tuvieron lugar en la madrugada del sábado 15 de junio, poco menos de cinco días después del asesinato de la joven de 16 años. El portero, relató Asaro, había llegado a la fiscalía llorando, disfrazado de policía, por voluntad propia.

Entre otras cosas, detalló que hasta ese momento, nunca se había imaginado lo que estaba por ocurrir. Incluso, cuenta, cuando el martes 11 le habían confirmado que el cuerpo sin vida encontrado en una planta del Ceamse de José León Suárez era el de Ángeles, a quien buscaban desde la noche anterior, dijo que lo primero que pensó fue "nunca voy a encontrar al culpable".

"Dijo muy convencido la frase. Hasta me dio lástima, se me llenaron los ojos de lágrimas", contó por primera vez Asaro. "La noche que vino a declarar no me miraba a los ojos". "Creo que fue mejor que lo interrogara una mujer, se sintió invadido muchísimo más en lo que había hecho", agregó.

"En la televisión ya daban por culpable al padrastro", señala, en referencia a Sergio Opatowski. No obstante ello, carecía de elementos de prueba serios que lo comprometieran.

Una vez que los resultados de los análisis hechos a las uñas de Ángeles revelaron que había ADN del portero, la fiscal aseguró que confirmó definitivamente las sospechas que la llevaron a pedir la detención e indagatoria del encargado. "Me quedé helada cuando me comunicaron que las posibilidades de que fuera ADN de Mangeri eran del 99,9 por ciento”, relata.

Respecto a la hipótesis del móvil y del lugar del crimen, Asaro aclaró: "Para mí quiso abusar de la chica. Pero no lo tenía armado”. La Fiscalía cree que el portero convenció a la adolescente para que suba hasta la portería ubicada en el octavo piso. "Creemos que el lugar del hecho fue la portería. No lo podemos afirmar todavía, pero estamos cada día más cerca”, añadió.

"Se vio superado por el hecho, debe ser muy fuerte matar a una persona. Se empezó a sentir mal, a vomitar. No pudo con su culpa”. De hecho, así fue consignado por los jueces de la Cámara del Crimen en la confirmación de su procesamiento, concluyó.

Fuente: Infobae

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios