También la habría querido abusar

Ángeles Rawson: la querella mira a Mangeri como el asesino

El abogado Pablo Lanusse, que representa al padre de Ángeles solicitó que al único acusado del crimen sea imputado del delito criminis causa , que contempla la pena de prisión perpetua.
viernes, 30 de agosto de 2013 08:39
viernes, 30 de agosto de 2013 08:39
Era una audiencia clave. Ante los jueces de la Sala VI de la Cámara del Crimen estaban todas las partes. Entonces, el abogado Pablo Lanusse, que representa en el proceso a Franklin Rawson, el padre de Ángeles, la adolescente de 16 años asesinada en un edificio de Palermo, comunicó que había solicitado que al único acusado del crimen, el encargado Jorge Mangeri, sea imputado del delito criminis causa , que contempla la pena de prisión perpetua.

La presentación de Lanusse fue realizada anteayer ante el juez de instrucción porteño Javier Ríos, a cargo de la investigación del asesinato, ocurrido el 10 de junio pasado en Ravignani 2360, en Palermo. Para la querella, Mangeri mató a Ángeles para ocultar un ataque sexual.

"Comuniqué a los jueces de Cámara que en el día de ayer desde la querella le hemos solicitado al juez que amplíe la declaración indagatoria del señor Mangeri para que sea debidamente imputado de los hechos de acuerdo a lo que esta querella viene diciendo desde un comienzo en la búsqueda de la verdad", sostuvo Lanusse a los medios de comunicación al salir de la Cámara del Crimen.

Lanusse comunicó su decisión en el tramo final de la audiencia, cuando los camaristas Mario Filozof, Julio Marcelo Lucini y Ricardo Pinto anunciaron que las partes podían introducir toda la prueba nueva que se había generado en la causa hasta el momento.

El abogado explicó que hizo su solicitud después de las conclusiones que presentó la última junta médica, que determinó que Ángeles tenía lesiones compatibles con un abuso sexual, la querella había solicitado ayer ante juez Javier Ríos que se le amplíe la indagatoria al portero y lo impute por homicidio criminis causa.

En la audiencia, además de la querella, estuvieron el fiscal general Ricardo Sáenz, y el abogado Marcelo Biondi, que representa a Mangeri. Ahora, la Sala VI en diez días debe definir si confirma el procesamiento y la prisión preventiva de Mangeri y resolver planteos de nulidad.

"Me quedé muy conforme con la audiencia. Fue un debate muy tranquilo. Tengo mi esperanza de que todo lo que se apeló sea rechazado y se confirme el procesamiento y la prisión preventiva", afirmó a LA NACION el fiscal Sáenz.

El debate, con una dinámica parecida a la de un juicio oral, duró tres horas -con un cuarto intermedio de 30 minutos-, en las que las partes expusieron cuestiones netamente técnicas.

La audiencia se realizó en la sala del quinto piso de la sede de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, en la calle Tucumán 1147.

Mangeri no fue trasladado desde el penal de Ezeiza por decisión de su defensa, pero quien sí estuvo presente fue el padre de la víctima, Franklin Rawson, quien tenía en la solapa de su traje un prendedor con la foto de su hija asesinada, según informó la agencia Télam.

"Estoy pidiendo justicia por mi hija. Quiero que se investigue la verdad y se castigue al culpable. Mi hija fue brutalmente atacada por una persona que la superó ampliamente en fuerza y tamaño. Ella se defendió hasta perder su vida. Ella luchó por su dignidad y perdió la vida. Lo menos que se merece es justicia", explicó el padre de la víctima.

En los 50 lugares reservados para el público se mezclaron la esposa del portero, Diana Saettone, acompañada por diez familiares, con otros parientes y amigos que llegaron junto a Franklin Rawson, pero más allá de alguna mirada extraña o algún murmullo, no hubo ningún tipo de cruce entre ambas familias.

Biondi solicitó que se declare nulo el estudio de ADN que determinó que el patrón genético de su cliente estaba en las uñas de la víctima, al sostener que no se cumplió con la cadena de custodia.

Biondi planteó como segunda nulidad que en la madrugada del sábado 15 de junio, cuando Mangeri quedó detenido, el portero no tuvo "derechos ni garantías constitucionales", al permanecer dentro de la fiscalía por más de tres horas como sospechoso y que en su testimonial fue sometido "a una indagatoria encubierta".

 

Fuente: La Nación

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios