De alta peligrosidad

Se escapó un violador serial en Buenos Aires porque el penitenciario que lo cuidaba se durmió

En el 2009 fue condenado a 40 años de prisión, 'al ser considerado autor penalmente responsable de seis delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma, entre otros hechos.
jueves, 29 de agosto de 2013 10:19
jueves, 29 de agosto de 2013 10:19
Se llama Alberto Walter Bawton Steimbach, tiene 41 años, es contador y en 2009 fue condenado a 40 años de prisión por una serie de violaciones. Hace diez días salió de la Unidad Penal 39 de Ituzaingó con un recurso extraordinario para visitar a su mamá en Merlo, y se fugó. El único guardia que lo acompañó alegó que se quedó dormido. Por eso, tanto él como otro agente y tres autoridades del penal, incluido el director, fueron relavados de sus cargos. Y por esto también es que el Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense ofrece una recompensa de 300 mil pesos para quien aporte datos para dar con el prófugo.

"El día de la fuga se violaron varios protocolos, por eso se armó un sumario administrativo y, por ese motivo también, se relevó de su puesto al guardia que acompañó el prófugo, a otro agente del Servicio Penitenciario (SP) y a tres autoridades del Penal de Ituzaingó de alto rango, entre ellos el director Claudio Villagra”, le confiaron a Clarín fuentes de la investigación.

Todo comenzó el 17 de agosto, cuando Steimbach hizo uso de la salida extraordinaria que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Morón le había concedido dos años atrás para que mensualmente fuera a visitar a su madre -aparentemente enferma- en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo. Fue con sólo un agente del SP.

La historia no oficial dice que ese día Steimbach le habría dado al agente del Servicio Penitenciario que lo custodiaba una empanada con un somnífero, y así pudo fugarse. Aunque fuentes de la causa no dan por acreditado ese hecho sino que alegan: "El guardia contó que se durmió. Aunque hay cuestiones más de fondo: el preso fue custodiado por una sola persona… Y, en el caso en que le hayan dado un somnífero, él no puede aceptar comida de los parientes mientras custodia a un condenado”.

La causa es investigada por la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N°5 del Departamento Judicial de Morón y Steimbach tiene hasta pedido de captura internacional. Ahora se suma la recompensa por 300 mil pesos para quien aporte datos de su paradero.

Es que el preso fugado es considerado de "alta peligrosidad”. Por caso, en 2009 fue condenado a 40 años de prisión, "al ser considerado autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma -6 hechos-, abuso sexual con acceso carnal –un hecho-, abuso sexual agravado por el uso de arma en grado de tentativa –un hecho-, abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma en grado de tentativa –un hecho-, robo calificado por el uso de arma de fuego cuya aptitud para el disparo no puede tenerse de ningún modo por acreditada –un hecho- y rapto -9 hechos-, todos en concurso real entre sí (fallo que no se encuentra firme)".

Condenado por el TOC 2 de Morón, el mismo que le dio las salidas extraordinarias, durante el juicio se dio por acreditado que Steimbach siempre utilizó preservativos y gel íntimo para consumar los abusos que cometió entre enero y marzo de 2005 en Loma Hermosa, Merlo, San Alberto, Castelar, Moreno e Ituzaingó, en la zona oeste del conurbano, cuando las víctimas tenían entre 17 y 23 años.
   
Steimbach fue detenido el 3 de marzo de 2005 en Ituazaingó, cuando quiso abusar de una odontóloga y ésta se resistió a pedradas. Mientras cometía los ataques, vivía junto a su esposa y dos hijos en Marcos Paz, y trabajaba como contador para una concesionaria de autos.

 

Fuente: Clarín

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios