Caso Ángeles

La conversación que hundió al portero

El primo policía de Mangeri aportó detalles sobre una reveladora charla que tuvo con el acusado; según el forense que revisó el cuerpo de la víctima, no será necesaria una segunda autopsia.
jueves, 11 de julio de 2013 10:16
jueves, 11 de julio de 2013 10:16
La conversación se extendió por veinte minutos y terminó siendo revelador.

-¿Viste las noticias? La chica que mataron. Ángeles. Era un angelito. Yo soy el portero del edificio en el que vivía, en Ravignani 2360.

-¿Sí?

-Yo no fui. Pero suponé que hubiera sido yo. Vos ¿qué harías?

-Te meto preso.

Parecía que no estaba convencido y me preguntó lo mismo dos veces más. La respuesta fue la misma: te meto preso.

Según fuentes de la investigación, quien preguntaba sería Jorge Mangeri y quien contestaba era Cecilio Saettone , primo de la mujer del encargado y suboficial de la policía bonaerense, en actividad.

Este tramo de la conversación que Saettone tuvo con el único detenido por el homicidio de Ángeles Rawson fue mencionado por el testigo en la declaración del lunes pasado y comprometió al encargado de Ravignani 2360 en l a investigación del asesinato de la adolescente , de 16 años, ocurrido el 10 de junio pasado.

A partir de la reconstrucción de la declaración realizada por LA NACION, luego de consultar con varias fuentes, se pudo establecer que la charla a la que se refirió el policía bonaerense se produjo el 14 de junio pasado poco después del mediodía.

"Me dijo que se quería ir. Quería meterse en el monte, en Chaco o en Corrientes. No habló de suicidio . Tampoco tenía miedo", expresó el testigo al referirse a la conversación que tuvo con Mangeri.

Esa charla se concretó en la camioneta del primo de la esposa del acusado. Se encontraron cerca de una estación de servicio en la Panamericana, a la altura de Pacheco. Nunca fueron a la casa del testigo, en Escobar.

"Mangeri me llamó después de las 10. Me pareció raro porque hacía tres o cuatro años que no lo veía. Me preguntó si podía venir a verme. Le dije que sí y le indiqué los colectivos que podía tomar desde Palermo", expresó el testigo.

Según Saettone, Mangeri le preguntó tres veces sobre qué haría si se enteraba de que el portero había matado a Ángeles y la respuesta fue siempre la misma: "Te meto preso".

En ningún momento de la declaración el testigo mencionó que Mangeri tuviera miedo de la policía.

Al contrario, según fuentes de la investigación, se sospecha que Mangeri habría intentado buscar la ayuda del primo de su mujer para escapar a Chaco o Corrientes. Fue a verlo en colectivo, no utilizó su Renault Mégane y dejó su celular.

Pero, en lugar de ayudarlo a escapar, Saettone lo dejó en la parada de colectivos, le sugirió que se presentara ante la Justicia y lo mandó de vuelta a la casa. Por la noche, Mangeri fue hallado por los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal en la casa de un amigo y fue llevado por la fuerza pública a la fiscalía.

Durante la madrugada, a raíz de la autoincriminación que hizo en una declaración, quedó detenido, acusado de ser el presunto autor material del homicidio de Ángeles.

Ayer, había trascendido entre los colaboradores de los abogados del acusado que podrían pedir una nueva autopsia del cuerpo de la víctima. Sin embargo, fuentes de la investigación confirmaron que, de no ser porque se pueda fundar el pedido en un hecho excepcional, una segunda autopsia no será necesaria.

Así lo determinó el forense que revisó el cadáver de Ángeles, quien sostuvo que se habían extraído todas las muestras necesarias para no realizar una segunda autopsia y que, por su estado, el cuerpo de la víctima no podría aportar más información.

En tanto, ayer la defensa de Mangeri apeló la resolución del juez Javier Ríos que procesó a Mangeri y finalmente no pidió la nulidad del fallo tal como había anunciado.

Fuente: La Nación

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios