Esperanza

Los médicos confían que el corazón de Renzo pueda funcionar

El órgano reacciona a un 50% de lo necesario pero este lunes se confirmaría si necesita o no un nuevo transplante.
domingo, 09 de junio de 2013 13:48
domingo, 09 de junio de 2013 13:48
Con esperanza, Belén Ramos, la mamá del pequeño Renzo Antonelli que recibió un transplante de corazón después de un año de espera, dijo este domingo que mantienen las expectativas de que el órgano funcione.

"Mañana los médicos van a probar si el corazoncito toma fuerza; es un último intento", declaró a un canal porteño de noticias.

Ramos aclaró que de verificarse que el corazón injertado no puede adquirir la capacidad de bombeo que necesita su hijo, a Renzo le quedaría un nuevo trasplante como única alternativa, por lo que está nuevamente en espera de una donación compatible.

"Clínicamente está muy bien para recibir otro corazón y tener otra oportunidad", afirmó la mujer, de 24 años.

Lo que está descartado es que Renzo vuelva a la situación anterior, de vivir con un corazón artificial, tal como estuvo desde el 11 de octubre de 2012 hasta el domingo pasado, cuando recibió el trasplante con solo 26 meses de edad.

El insuficiente funcionamiento del nuevo corazón es suplido con un ECMO, un aparato que hacer circular la sangre por un pulmón artificial para oxigenarla, y permite así descansar a los órganos encargados de esas funciones.

Pero el empleo de este procedimiento a la larga deteriora otras funciones, por lo que no debería prolongarse.

Ramos explicó que el corazón implantado "no está trabajando como se esperaba, sino al 50 por ciento; le está costando trabajar y por eso es asistido por el ECMO".

Aclaró sin embargo que no se trata de un rechazo del cuerpo de su hijo al órgano ajeno.

La mujer elogió la atención médica y de enfermería que recibe el pequeño paciente, que permanece "sedado e inmovilizado, con el tórax abierto, clínicamente estable porque no sufrió ninguna complicación", en la sala 35 de terapia intensiva del hospital pediátrico nacional "Juan P. Garrahan", en Buenos Aires.

"Está sedado pero yo le hablo y le pongo música. Le cuento quién vino a visitarlo y le digo que haga trabajar ese corazoncito", relató la madre.

Ramos dijo que la prueba de mañana, para ver si el nuevo órgano logra funcionar con más fuerza, "es clave y confiamos en que Renzo ponga un poquito más de él y salga adelante" porque "un retrasplante sería complicado".

Mientras, miles de personas están pendientes de la evolución del niño, según se pone en evidencia en las redes sociales.

Una frase de Haroldo Antonelli, padre del paciente, "les pido más plegarias que nunca", fue retuiteada centenares de veces y tuvo múltiples ecos también en Facebook.

Fuente: Télam
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios