7 de diciembre

La Iglesia convocó a una jornada de ayuno y oración ante el drama del narcotráfico

La iniciativa solicita que la intención de la celebración de la misa del primer sábado de Adviento sea por los enfermos, las familias y los fallecidos por este flagelo.
jueves, 05 de diciembre de 2013 17:48
jueves, 05 de diciembre de 2013 17:48
Los obispos reunidos en la Comisión Permanente queremos recordar a nuestros fieles y a todas las personas de buena voluntad el sentido e importancia de la Jornada de oración y ayuno, que propusimos para este 7 de diciembre como gesto penitencial que acompañe nuestra preocupación expresada en la declaración: "El drama de la droga y el narcotráfico”, expresa un comunicado que fue difundido en la jornada de hoy.

 Además se indica que "la gravedad del tema requiere una actitud definida de toda la comunidad. Todos estamos invitados a participar de esta Jornada y hacer de ella un silencioso y profundo clamor que exprese nuestra decisión de erradicar este flagelo, prevenir y acompañar a nuestros hermanos y familias que han sido sus víctimas, y rezar por la conversión de quienes lucran con la vida de nuestros jóvenes".

"Jornada de ayuno y oración"

Junto a las reflexiones que presentamos el pasado viernes 8 de noviembre acerca del "drama de las drogas y el narcotráfico”, queremos proponer al pueblo de Dios un gesto que acompañe esta preocupación.


Para ello convocamos a todos los que comparten nuestra Fe y a los hombres y mujeres de buena voluntad, a una jornada de ayuno y oración, pidiendo a Dios Padre que mueva y sostenga los corazones y las voluntades de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de los recursos de la Ley, para frenar la perversa y devastadora fuerza de las drogas. Rogaremos también por la construcción de "una cultura del encuentro y la solidaridad, como base de una revolución moral que sostenga una vida más digna”(1), y por la conversión de los narcotraficantes.


El día que proponemos para esta Jornada es el 7 de diciembre, primer sábado de Adviento. Ese día, en las diócesis del País, en las catedrales y santuarios, en las parroquias y capillas, se celebrará la Santa Misa por esta intención, recordando especialmente a los enfermos, a sus familiares y a los fallecidos por causa de este flagelo.


La oración es una expresión de confianza dirigida a nuestro Padre Dios que siempre quiere lo mejor para sus hijos, y conoce muy bien lo que padecemos y sufrimos cuando un niño, un joven o un adulto pierden la libertad, la salud y hasta la propia vida por causa de las drogas.
Que la Virgen María que nos cuida con ternura de Madre, nos acompañe en este día.

Fuente: Conferencia Episcopal Argentina

Comentarios