Aberrante

El padre de Francesca confesó que la secuestró porque necesitaba dinero

Cambió la versión que había dado en un principio sobre la desaparición de la pequeña. Ahora, dijo que 'sabía que era una locura pero no podía dar marcha atrás'.
miércoles, 20 de noviembre de 2013 18:43
miércoles, 20 de noviembre de 2013 18:43
Francesca Caporossi estuvo perdida durante nueve horas el 29 de octubre. Su búsqueda movilizó a toda la sociedad de Arrecifes. Y hubo final feliz: la niña, de apenas un año, apareció sana y salva a apenas unas cuadras de su casa, en una propiedad en construcción que pertenece a la familia paterna.

Por el lugar donde fue encontrada, el padre de la víctima, Carlos, quedó en el centro de las sospechas e incluso fue detenido bajo la imputación provisoria de "abandono de persona y sustracción de menores".

Ante la Justicia, el hombre se declaró inocente y negó haber tenido participación en el caso. No obstante, los investigadores mantuvieron sus dudas. Es que una serie de llamados telefónicos entre Caporossi y un amigo durante el período en que la niña estuvo perdida prendieron las alertas sobre un posible secuestro extorsivo. Al parecer, estaban en lo cierto.

Tras 20 días detenidio en San Nicolás, Carlos Caporossi confesó hoy haber secuestrado a su hija, según la declaración a la que accedió Infojus Noticias. "Puse un pie fuera de casa y me arrepentí de lo que estaba haciendo. Sabía que era una locura. Pensé en volver atrás, pero ya no podía", dijo de acuerdo a ese sitio.

Según declaró, llevó a su hija –a quien sacó en pijama de su casa cuando dormía– hasta una propiedad que su familia adquirió hace tres años y que era utilizada solo en verano. Subió al primer piso y la dejó, dormida, en el baño.

De acuerdo con el relato, volvió a su casa como si nada hubiera pasado. Durante las nueve horas de búsqueda, él permaneció en su casa y se entrevistó con la fiscal Sandra Bisetti, quien le requirió información que ayudara en el rastrillaje.   

Bisetti consiguió hoy lo que entonces no pudo. La confesión de propia palabra. Caporossi se excusó en sus problemas económicos para argumentar el intento de secuestro. Habló de deudas y de "ganar tiempo" para pagar a sus acreedores. Admitió que había pensado en la maniobra en los días anteriores, pero que al momento de ejecutar el secuestro no tenía nada planeado. Y enfatizó que actuó solo.  

Ante el arrepentimiento que mostró en esta ocasión, la fiscal le preguntó qué pensaba hacer en el caso de que la niña no fuera hallada. Caporossi contestó que estaba seguro de que la iban a encontrar. "Todo el día estuve esperando que la encontraran", señaló.  
 
Fuente: Infobae

Comentarios