Gran Bretaña

En una ceremonia cargada de historia, el rey Carlos III fue coronado

Carlos sucedió a su madre, la reina Isabel, cuando murió en septiembre pasado y, a los 74 años, se convierte en el monarca británico de mayor edad en tener sobre su cabeza la corona de San Eduardo.
sábado, 6 de mayo de 2023 07:43
sábado, 6 de mayo de 2023 07:43

Carlos III era coronado rey esta mañana en el evento ceremonial más grande de Gran Bretaña en siete décadas, una suntuosa exhibición de pompa que se remonta a unos 1.000 años.

Carlos sucedió a su madre, la reina Isabel, cuando murió en septiembre pasado y, a los 74 años, se convierte en el monarca británico de mayor edad en tener sobre su cabeza la corona de San Eduardo y sentarse en un trono del siglo XIV en la Abadía de Westminster en Londres.

Observado por unos 100 jefes de estado y dignatarios, incluida la primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, Carlos sigue a 40 predecesores con la ceremonia en la abadía que ha sido escenario de todas las coronaciones del país desde Guillermo el Conquistador en 1066.

Su segunda esposa Camilla, de 75 años, también era coronada reina durante el evento de dos horas que, si bien está arraigado en la historia, intentará presentar una monarquía y una nación con visión de futuro.

"Ningún otro país podría realizar una exhibición tan deslumbrante: las procesiones, la pompa, las ceremonias y las fiestas en las calles", dijo el primer ministro británico, Rishi Sunak.

"Es una orgullosa expresión de nuestra historia, cultura y tradiciones. Una vívida demostración del carácter moderno de nuestro país. Y un preciado ritual a través del cual nace una nueva era", declaró.

A pesar del entusiasmo de Sunak, la coronación se lleva a cabo en medio de una crisis del costo de vida y el escepticismo público, particularmente entre los jóvenes, sobre el papel y la relevancia de la monarquía y las dudas sobre sus finanzas.

El evento del sábado tendrá una escala más pequeña que la organizada para la reina Isabel en 1953, pero de todos modos aspirará a ser espectacular, con una variedad de insignias históricas, desde orbes dorados y espadas enjoyadas hasta un cetro que sostiene el diamante tallado transparente más grande del mundo.

Después del servicio, Carlos y Camilla partirán en el Gold State Coach de cuatro toneladas que fue construido para Jorge III, el último rey de las colonias americanas de Gran Bretaña, regresando al Palacio de Buckingham en una procesión de kilómetro y medio y con 4.000 militares de 39 naciones en uniformes ceremoniales.

Será el espectáculo más grande de su tipo en Gran Bretaña desde la coronación de la madre de Carlos. Se espera que miles de personas se congreguen en las calles y millones lo vean desde casa y en todo el mundo.

Los organizadores han tomado las "mejores partes" de las coronaciones anteriores, las celebraciones del jubileo y la procesión fúnebre de la difunta reina para preparar un evento espectacular, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa.

Protestas

Al comienzo de las ceremonias, Carlos y Camilla viajarán desde el Palacio de Buckingham a la abadía en el moderno Diamond State Jubilee Coach, y el servicio comenzará a las 1000 GMT.

Pasarán multitudes que vitorean pero también -según los antimonárquicos- se enfrentarán a la que será la mayor protesta montada por republicanos. Más de 11.000 policías estarán de servicio listos para sofocar con cualquier eventual agitación.

Una vez en la abadía, gran parte de la ceremonia contará con elementos que reconocerían los antepasados de Carlos hasta el rey Edgar en 973, dijeron las autoridades. El himno de coronación de Handel "Zadok The Priest" se cantará como se ha hecho en cada coronación desde 1727.

Pero habrá nuevos elementos, incluido un himno compuesto por Andrew Lloyd Webber, famoso por sus espectáculos teatrales en West End y Broadway, y un coro de gospel.

Es un servicio cristiano, pero habrá un saludo "sin precedentes" de líderes de otras religiones y el nieto de Carlos, el príncipe George, y los nietos de Camilla desfilarán como pajes.

Sin embargo, no habrá un papel formal ni para el hijo menor de Carlos, el príncipe Harry, después de su pelea de alto perfil con su familia, ni para su hermano, el príncipe Andrés, quien se vio obligado a renunciar a sus deberes reales debido a su amistad con el difunto financiero estadounidense Jeffrey Epstein, condenado por agresiones sexuales.

Las celebraciones continuarán el domingo con fiestas en las calles en todo el país y un concierto en la casa del rey en el Castillo de Windsor, y el lunes, cuando miles de organizaciones participen en proyectos de voluntariado.

Comentarios