Salud

Detectaron anomalías metabólicas en el 46% de pacientes con COVID-19 crítico

Los científicos analizaron retrospectivamente los informes clínicos de 118 pacientes consecutivos hospitalizados por COVID-19 en Roma, Italia, entre marzo y mayo de 2020.
lunes, 16 de agosto de 2021 10:55
lunes, 16 de agosto de 2021 10:55

Aunque se han informado varias anomalías metabólicas en pacientes con COVID-19 confirmado, a menudo relacionadas con la gravedad de la enfermedad, lo que genera la hipótesis de un papel de valor en la evolución del coronavirus en los pacientes infectados. 

Un nuevo análisis provisto por la Universidad de Roma confirmó que casi la mitad de los pacientes críticos contaban con precuelas de estas patologías al ingreso hospitalario. En consecuencia, para los investigadores, la tendencia en los pacientes con diabetes y COVID-19, especialmente cuando se asocia la obesidad, es indicador de que tienen un mayor riesgo de morir o requerir cuidados intensivos.

Los científicos analizaron retrospectivamente los informes clínicos de 118 pacientes consecutivos hospitalizados por COVID-19 en Roma, Italia, entre marzo y mayo de 2020. Se recogieron las características clínicas, los marcadores de inflamación y los parámetros del metabolismo de la glucosa y los lípidos al ingreso. La enfermedad crítica se definió como la muerte intrahospitalaria o la necesidad de intubación endotraqueal. Las asociaciones se probaron mediante análisis de regresión logística.

La dislipidemia aterogénica fue un 46% más frecuente en pacientes con COVID-19 crítico, así como diabetes (37), y se asoció significativamente con muerte o intubación (95). Los triglicéridos se asociaron significativamente con biomarcadores inflamatorios seleccionados y un peor resultado de COVID-19 durante la hospitalización tanto en la población general como en el subgrupo con dislipidemia aterogénica.

En el estudio informaron una asociación significativa entre la detección de dislipidemia aterogénica al ingreso y el resultado adverso posterior de la enfermedad en pacientes hospitalizados por COVID-19. “Más específicamente, la dislipidemia aterogénica estuvo fuertemente relacionada con la mortalidad. Hubo más de tres veces mayor de probabilidad de asociación con muerte intrahospitalaria”, explica Bellia.

Los niveles de triglicéridos detectados al ingreso también se asociaron positivamente con los niveles de PCR, que a su vez fueron más altos en pacientes con COVID-19 crítico. La presencia de niveles altos de triglicéridos es frecuente en la diabetes tipo 2 y está estrechamente relacionada con la resistencia a la insulina.

Se ha establecido que los pacientes con diabetes preexistente, especialmente si se asocia con obesidad y otras comorbilidades relacionadas, tienen un alto riesgo de muerte o de hospitalización prolongada y complicada por COVID-19, según lo informado por varios grandes estudios retrospectivos de diferentes áreas geográficas. “En nuestra población más pequeña -continúa Aikaterini Andreadi, especialista co-autor de la investigación-, confirmamos la presencia de diabetes como el principal factor de gravedad de la enfermedad, con una prevalencia general de casi el 25%, que no es diferente de la prevalencia estandarizada por edad de la diabetes informada en general”.

Alternativamente, los estudiosos indican en su documento que “el aumento de la glucosa en sangre podría ser el resultado del estrés metabólico determinado por una infección más grave”. Según las historias clínicas hospitalarias, no surgieron diferencias sustanciales entre los pacientes con diabetes con COVID-19 crítico y no crítico en cuanto a edad, sexo y tratamiento antihiperglucémico previo al ingreso. En particular, la terapia con insulina de rutina antes del ingreso, que se ha asociado con mortalidad en otra cohorte hospitalizada por COVID-19, no fue diferente entre los grupos de la población del documento.

“Nuestro estudio proporciona evidencia por primera vez de que la dislipidemia aterogénica detectada al ingreso, y en particular la hipertrigliceridemia, puede ser otra anomalía metabólica independiente asociada con pronóstico adverso en pacientes hospitalizados con COVID-19, que merece ser investigado en poblaciones más grandes- concuye Bellia-. Por lo tanto, debe fomentarse la evaluación del perfil lipídico, junto con otros factores de riesgo ya establecidos, en pacientes con COVID-19 grave”.

Fuente: Infobae

Comentarios