Horror

Publican las desesperadas llamadas de una adolescente antes de ser asesinada

En las últimas horas se difundieron los audios de las conversaciones entre la víctima y la Policía, cuando logró pedir auxilio desde el sitio donde la mantenían cautiva.
lunes, 05 de agosto de 2019 13:33
lunes, 05 de agosto de 2019 13:33

Desesperada, agitada y con la voz que se entrecortaba. Así pedía una joven de 15 años ayuda a la policía. Sin embargo el llamado se recibió pero nadie fue a asistirla. Al día siguiente fue encontrada violada y asesinada. El caso conmociona al  mundo y se registró en Rumania.

En las últimas horas se difundieron los audios de las conversaciones entre la víctima y la Policía, cuando logró pedir auxilio desde el sitio donde la mantenían cautiva.

"Por favor, quédate conmigo en la línea, estoy realmente asustada", suplicó Alexandra Macesanu en una de las ocasiones que aprovechó a llamar cuando su raptor no estaba cerca. La chica le expresa su miedo a la policía y fue la última de tres llamadas. Ninguna logró su cometido: la ayuda inmediata.

Su tío Alexandru Cumpanasu fue quien difundió  las transcripciones de los audios y generaron una gran bronca e indignación en las redes sociales.

"No puedo quedarme en la línea con usted, señorita, tengo otras llamadas", dice la policía en otro de los audios, de acuerdo a la transcripción. Luego le indica a la joven que se quede allí porque van en camino las fuerzas para ayudarla, pero era mentira: "un vehículo de Policía vendrá sin falta, en unos 2 o 3 minutos [...] demonios, cálmate, el auto está en camino".

Según informó el portal Actualidad RT, la muchacha había desaparecido el 24 de julio tras salir de su casa en una comuna del sur de Rumania para viajar a dedo rumbo a Caracal, a menos de 10 kilómetros de distancia. Tras ser capturada y encerrada en una habitación cerca de esa ciudad, Macesanu se las arregló para pedir auxilio desde el teléfono de su secuestrador.

Lo que encontraron cuando llegaron, no obstante, fueron restos humanos carbonizados y joyas que llevaba puestas Alexandra el día que fue vista con vida por última vez. Los análisis de ADN confirmaron oficialmente que corresponden a la menor desaparecida, comunicaron investigadores rumanos citados por Reuters.

El sospechoso de los crímenes fue identificado como Gheorghe Dinca, un mecánico de 66 años, en cuya propiedad también fueron hallados los huesos de otra adolescente de 18 años que había desaparecido en abril de este año. El hombre inicialmente negó que los restos hallados fueran humanos, pero luego confesó ambos asesinatos.

 

Comentarios