México

"Discúlpame, acabo de matar a tu hija": el duro mensaje de una abuela tras asesinar a su nieta

La mujer mató a golpes a la pequeña y luego huyó con la hermanita de esta, de 9 años de edad.
viernes, 02 de agosto de 2019 09:19
viernes, 02 de agosto de 2019 09:19

"¿Quién hace eso, si es su sangre, su nieta?". Con esas palabras, una vecina de una nena de 10 años asesinada por su propia abuela se muestra conmovida por la escena. La mujer mató a golpes a la pequeña y luego huyó con la hermanita de esta, de 9 años de edad. Minutos antes del horror, la abuela había mandado un mensaje por celular a su hija y mamá de la pequeña diciendole: "Discúlpame acabo de matar a tu hija".

El hecho ocurrió el domingo por la noche en Santiaguito Coaxustenco en Tenango del Valle, Estado de México. Allí la nena fue asesinada por su propia abuela sin que nadie pudiera ayudarla ni defenderla. La pequeña con su hermanita vivían con la mujer porque la propia madre de ellas las había abandonado y dejado bajo su custodia. Ahora la abuela es intensamente buscada por la policía.

La pequeña se llamaba Teresita, tenía 10 años de edad y el último adiós lo recibió el miércoles con una impactante ceremonia que organizaron todos los vecinos. La gente de la zona, que la conoció y que en varias ocasiones pidió a la justicia que ayude a la nena que era víctima de violencia familiar, preparó el velorio y la sepultura. 

El lugar fue decorado con globos blancos y rosas; se colocó una imagen del Niño Divino que custodiaba un moño rosa y sobre el piso se colocaron velas encendidas. Además colocaron galletas y unos refrescos porque "a ella le gustaban mucho". La escena se convirtió en muy desgarradora y no permitieron que participara la madre del último adiós ya que consideraron que nunca se havía preocupado por la pequeña y era también responsable de su muerte.

Frente a la casa se cerró la calle con tres hileras de sillas y un pequeño altar instalado al lado de la puerta donde había un bote para las colectas. Las flores llegaron toda la mañana. Al fondo de una pequeña sala de la casa estaba el féretro con el cuerpo de Teresita. Una fotografía de sus primeros años es la única imagen que se puede ver de ella.

Violencia constante

Las vecinas fueron testigos y varias veces denunciaron que Teresita sufría maltratos constantes de su abuela. Tenía moretones de golpes y quemaduras de cigarrillos en sus manos y otras partes del cuerpo que revelaban las torturas y castigos que recibía permanentemente. Quienes la conocieron aseguraron haber visto las lesiones que tenía Teresa en la cara, brazos, abdomen y espalda, y cómo solía al ir a la tienda para comprar los cigarros de su abuela tapada con chamarras en pleno día para que no se notaran sus moretones.

Había días que no salía, presumen que era porque estaba golpeada. Fue de manera intermitente a la escuela, pero luego su abuela ya no la mandó. "La quisimos rescatar, pero fue tarde. No pudimos salvarla. Pero, qué podíamos hacer ¿robárnosla?", dijo Rosario quien lloraba de dolor ante la impotencia de no haber podido ayudar más a Teresita.

La abuela fue identificada como Laura Elvira Guevara, de entre 38 y 40 años, y sería quien mató a la nena y luego la dejó envuelta en una cobija en un sillón del domicilio. Después huyó con rumbo desconocido.
 

Comentarios