Insólito

Creyó que eran síntomas de la menopausia pero estaba embarazada

La madre de 46 años pensó que nunca podría concebir un hijo. Conocé la historia.
viernes, 26 de julio de 2019 00:00
viernes, 26 de julio de 2019 00:00

Los milagros ocurren y Monica Thompson lo comprobó en carne propia. La mujer, que vive en Las Vegas, pensó que nunca podría quedar embarazada por los múltiples esfuerzos con su esposo fallecido, confundió los síntomas con la menopausia y se dio cuenta del embarazo un día antes del parto.

Comprobó que estaba esperando un hijo cuando el análisis de sangre dio positivo. Ella creía que no podía quedar embarazada porque lo había intentado durante 16 años con su fallecido esposo Kevin Thompson.

“Mi esposo y yo intentamos tener hijos, pero nunca sucedió para nosotros. Hicimos todo lo que pudimos, pero no estábamos en una situación financiera para probar la FIV. Cuando cumplí 40 años, me conformé con ser una madre de un perro“, explicó Monica.

Por ese motivo, la mujer asumió que sus períodos irregulares, los calambres y la incontinencia urinaria eran síntomas de la menopausia, y por la edad podía ser. Nunca sospechó que podía estar embarazada.

En 2017 conoció a Jason Ratliff y rápidamente se enamoraron. Pero creía que incluso con él no podría quedar embarazada. “Nos mudamos juntos en octubre de 2017, así que fue muy rápido, pero no consideramos la idea“.

A pesar de tener síntomas indicativos de un embarazo, Monica seguía teniendo períodos muy irregulares y ligeros. Pero el 5 de octubre comenzó a sentir nauseas y cólicos, por lo que dejó su trabajo para poder atenderse en la guardia y fue el análisis de sangre el que le develó esa verdad.

“Soy una cocinera, así que cuando comencé a vomitar, sabía que tenía que irme a casa. Mi prometido me recogió y me llevó al centro de atención de urgencias“, explicó la mujer.

Sin embargo, en el lugar no tenían el equipo para hacer una ecografía, pero le consultaron si podía estar embarazada. “De ninguna manera“, respondió de inmediato.

“Me hicieron algunos análisis de sangre, regresaron y me dijeron que estaba embarazada. Me sorprendió. Pensé que no podría tener bebés“, relató Monica. Y el problema de la incontinencia en realidad era el líquido amniótico que goteaba.

“Me dijeron que necesitaba urgentemente reservar un ultrasonido con un ginecólogo, pero como era el fin de semana, lo mejor que podía hacer era el lunes“, explicó la mujer de 46 años. Sin embargo, al otro día Monica comenzó a experimentar calambres y algunos sangrados. El saco amniótico se había roto y estaba en trabajo de parto.

El bebé nació sano y su madre dio a luz a los siete meses y medio, y nunca se había dado cuenta que estaba embarazada. “Pude abrazarlo por primera vez una semana después, y fue surrealista. Pensé ´Wow, soy una mamá´. Me sentí bien. Me sentí completa“, expresó la mujer.

Durante el embarazo la mujer bajó 20 kilos por una rutina de gimnasia que había iniciado poco antes de comenzar con los síntomas de “menopausia“. “Creo que es muy especial ser madre a esta edad. Por supuesto que me gustaría ser más joven, pero ahora sé más. Simplemente me siento muy agradecida de tener la oportunidad de ser mamá cuando ya había abandonado ese sueño“, finalizó la mujer.

Fuente: La Cien

Comentarios